agrodiariohuelva.es|domingo, noviembre 19, 2017
banner

Los Valores como fuente de ventajas competitivas 

jorge1Jorge Acuña Pena || Economista

Creo que el empresario, como líder, ha de observar una conducta moral en su vida personal y de trabajo, ya que constituye un modelo para sus colaboradores de todos los niveles. Se ha dicho que una empresa será lo que es su personal, el personal será lo que son sus jefes y sus jefes serán lo que es su gerente, director general, y en último término su promotor o empresario.

Es cierto, que las exigencias del mercado cada vez son mayores y la ética, en su concepto tradicional, ha ido evolucionando y cada vez es más difícil emitir un juicio apropiado sobre cómo podemos atribuir una conciencia moral a la actividad emprendedora. Sin embargo, la incorporación de valores en los recursos humanos como estrategia para cambiar la forma de pensar, el trabajo en equipo y la comunicación, la cultura de la confianza y, en general, una cultura empresarial, contribuirían a generar un ambiente adecuado y más humano dentro y fuera de la empresa, que reemplazaría a la práctica coercitiva y burocrática que muchas veces ha sido lo más común. Creo firmemente que la ética, tiene influencia en las relaciones empresariales y, como consecuencia, en los resultados.

La globalización nos ha traído nuevos retos y exigencias en las relaciones económicas y empresariales, donde la ética toma más relevancia y cada vez se hace más exigente, por ello, y para que la ética no quede en palabras o dichos, es importante institucionalizarla mediante normas y actitudes de honestidad aceptadas y exigidas por los mandos, en todos los actos, relaciones y operaciones realizadas por la empresa tanto dentro como fuera de la misma, evitando entre otros, los riesgos jurídicos-legales.

Es importante generar una cultura de responsabilidad y de principios éticos y la Transparencia ha de ser un valor intangible de toda organización por lo que se ha de procurar que la empresa, frente a la sociedad, tenga en todo momento un comportamiento honrado, veraz y honesto, de este modo la actitud transparente de las personas que integran una organización se exteriorizará en las actividades que realicen dentro y fuera de ella.

Es indispensable que la empresa no se considere a sí misma como un simple negocio para beneficio de unos cuantos, sino un proyecto a más largo plazo, de mayor alcance y trascendencia para beneficio de muchos.

En definitiva, la adopción en el seno de la empresa de Valores éticos, tales como la Transparencia, la Honestidad, la Responsabilidad Social, la Austeridad, la Solidaridad, y muchos otros constituyen una fuente de ventaja  competitiva desde el nacimiento de la empresa hasta su desarrollo y continuo crecimiento, y según mi humilde experiencia, la institucionalización de los mismos como principios básicos tanto estratégicos como operativos y del día a día empresa, contribuirán al logro, entre otros de los siguientes beneficios:

  • Mejora en la Gestión Financiera. Aquellas empresas que se ciñen a unos valores y códigos éticos logran ser valoradas más del doble tanto por sus accionistas como o por las Entidades Financieras.
  • Beneficia las Ventas, la Imagen y la Reputación. Su imagen ética fortalece la capacidad de la empresa para atraer clientes, los mejores profesionales, inversiones de capital y permite obtener el beneficio de la duda en tiempos de crisis.
  • Fortalece la Lealtad y el Compromiso de los Trabajadores con la Empresa. Los trabajadores que creen realizar sus actividades en un ambiente ético son 6 veces más leales que aquellos que piensas que sus organizaciones no son éticas.
  • Disminuye la Vulnerabilidad hacia Boicots y Grupos de Presión. La asimilación de la ética en sus valores, puede ayudar a una empresa en momentos de crisis para no sufrir gran daño en su credibilidad y reputación.
  • Evita Acciones Administrativas y Judiciales. Una conducta sin valores ni ética puede incrementar multas, acciones judiciales, careos… etc.
  • Evita Pérdida de Negocio. Las relaciones comerciales con clientes o proveedores que no mantienen una conducta ética puede concluir en el cese del negocio.
  • Reduce conflictos entre los miembros de la Organización.
  • Supone un componente esencial de la denominada Calidad Total.

Harían falta muchas líneas para demostrarles cada uno de estos beneficios empresariales y ventajas competitivas que supondrían, pero no duden en ningún momento que son ciertas, y no escuchen ni crean lo contrario, quienes así os tratara de convencer, no quieren ni desean su éxito empresarial.

“Sin valores sólidos estamos coqueteando con el desastre. Con valores sólidos, podemos enfrentarnos a los mercados internacionales”, Rinov Kan


Jorge Acuña es actualmente asesor económico-financiero de varias empresas de los sectores agrícolas, construcción y de servicios. Profesor asociado en el Departamento de Dirección de Empresas y Marketing de la Universidad de Huelva.

 

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail