agrodiariohuelva.es|Sábado, Junio 24, 2017
banner

José Antonio Garrido: “Los agricultores de Huelva no tiramos ni derrochamos agua” 

José Antonio Garrido, presidente de la Comunidad de Regantes de Palos.

José Antonio Garrido, presidente de la Comunidad de Regantes de Palos.

Desde hace cuatro años, José Antonio Garrido preside de la Comunidad de Regantes de Palos de la Frontera, una institución que organiza el XIII Congreso Nacional de Comunidades de Regantes que se desarrollará a partir de mañana martes en la Casa Colón de Huelva y que será inaugurado por la ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina.

-¿Cuáles son los objetivos del Congreso?
-Los cerca de 1.000 congresistas que se darán cita en Huelva debatirán sobre los problemas que atañen a los agricultores de este país, entre los que destaca, en estos momentos, el energético, por lo mucho que está repercutiendo en el sector. También aprovecharemos este evento para transmitir a la sociedad la importancia que tiene el regadío para la agricultura de España así como los avances que se están llevando a cabo con las nuevas tecnologías. De igual forma, destacaremos el beneficio económico y la mano de obra directa e indirecta que genera esta actividad. Y, como no podía ser de otra manera, hablaremos del potencial agrícola y económico de la provincia onubense.

Un potencial agrícola que se podría ver afectado si se reducen las aportaciones de agua a los agricultores, tal y como contempla la Junta de Andalucía en las dotaciones hidrológicas establecidas para la Demarcación Hidrológica Tinto-Odiel-Piedras.
-Si de los 6.000 metros cúbicos por hectárea y año que demandamos los agricultores de la zona pasamos a los 4.500 metros cúbicos fijados por la administración andaluza dejaremos de ser competitivos, porque ese 30 por ciento menos de aportación de agua supondrá que tendremos también un 30 por ciento menos de producción; y con una producción así no podremos competir con el resto de Europa y nos arruinaríamos.

-¿Desde la Comunidad de Regantes de Palos que se está haciendo para evitar este despropósito?
-Hemos presentado un recurso contra el Plan Hidrológico del Tinto-Odiel-Piedras ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), que aún no está resuelto, porque consideramos que las dotaciones establecidas son totalmente deficitarias.

-¿Por qué la Junta ha establecido esa cantidad de agua?
-Porque recibió una documentación desde la Comunidad de Regantes de El Fresno donde se indicaba que con 3.500 metros cúbicos se podía regar. Sin embargo, todos los estudios técnicos que disponemos nunca hablan de menos de 6.000 m3 por hectárea y año. Ninguna parcela agrícola podría soportar esa reducción. Nosotros no queremos agua para acumularla, queremos la justa para poder vivir. Los agricultores no tiramos el agua, ni la derrochamos; el riego está totalmente regularizado y todas las parcelas cuentan con contadores y el agricultor lo que intenta es pagar lo menos posible de agua. Además, contamos con una tecnología de última generación aplicada al riego que está controlada por ordenadores, por lo que tenemos un conocimiento exhaustivo de los consumos de agua.

-¿Cómo se puede arreglar esta situación?
-Realizándose dos infraestructuras básicas: la presa de Alcolea (de la que llevamos 30 años hablando) y el Canal de Trigueros. Pero como estos proyectos se eternizan, la administración andaluza tiene que coger agua de otro lado para llevarla al Condado. Yo quiero que los agricultores del Condado cuenten con agua superficial para garantizar sus cultivos, pero no a mi costa, porque entonces no vamos a vivir ninguno. También existe otra alternativa, pero ésta no les interesa a los políticos porque no se mueve dinero, y es recrecer un metro la presa del Andévalo.

-¿Existe alguna posibilidad de llegar a un acuerdo en esta materia?
-Mientras no se nos garantice el agua que necesitamos nunca estaremos de acuerdo con la planificación hidrológica propuesta por la Junta. Es más, lo primero que deberían hacer las administraciones (central y autonómica) es otorgarnos ya las concesiones definitivas de agua a los agricultores de la provincia. La única comunidad de regantes que está luchando por conseguir que los agricultores dejemos de utilizar agua en precario es la de Palos, sobre todo porque consideramos que al contar con esas concesiones se garantizaría el futuro de las explotaciones agrícolas.

-¿Por qué existe esa aparente desunión de las comunidades de regantes de la provincia de Huelva?
-Si hay desunión es porque está metida la política. Las comunidades de regantes que no están manchadas por la política estamos todas de acuerdo. La política no es buena para el sector agrícola. Hay determinados políticos que están en contra de la Comunidad de Regantes de Palos no por la gestión que realizamos, sino porque quieren manejarla y no pueden. Un político no puede gestionar una comunidad. Ahí tenemos la prueba con la de Cartaya que fue gestionada por un político y ahora está en quiebra. La política debe estar para ayudarnos no para controlarnos, porque los agricultores sabemos muy bien lo que necesitamos.

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail