agrodiariohuelva.es|Martes, Abril 25, 2017
banner

El futuro de la agricultura pasa por la progresiva incorporación del riego de precisión 

Emilio Camacho, catedrático de la Universidad de Córdoba.

Emilio Camacho, catedrático de la Universidad de Córdoba.

El catedrático de Hidráulica y Riego de la Universidad de Córdoba, Emilio Camacho, fue el encargado de cerrar la primera jornada de la Feria Agrícola ‘Agrocosta 2014’, con una ponencia titulada ‘Cómo ahorrar agua y energía en el regadío. Del riego convencional al de precisión’. Durante su exposición, se mostró convencido de que el futuro del sector agrícola pasa por la progresiva incorporación de los avances tecnológicos en las fincas para poder conseguir la mayor eficiencia posible de las producciones.

En este sentido, Camacho precisó que aunque “no podemos imaginar cómo evolucionará la agricultura a nivel tecnológico en los próximos años, es evidente que este sector no queda fuera de la corriente innovadora que se está generando en la actualidad”. Prueba de ello, dijo, es que “ha surgido la ‘agromótica’, una tendencia que se basa en implantar distintos sistemas de control automático que aportan una serie de datos que permiten al agricultor optimizar sus cultivos”.

No obstante, para conseguir una mayor eficiencia y uniformidad en las plantaciones agrícolas, lo primordial es implantar un riego de precisión, según apuntó Emilio Camacho, sobre todo porque utilizando este sistema de riego variable “se reducen los costes –se puede ahorrar un 28% de agua con respecto al riego tradicional- y porque además de usar los recursos de forma más eficientes se logra aumentar la rentabilidad del cultivo”.

Emilio Camacho, que considera que el coste tecnológico en materia de riego es económicamente viable por el agricultor porque le supondrá reducir costes, adelantó que durante la jornada de mañana jueves presentará en El Rocío la aplicación ‘Irri Fresa’, diseñada por la Universidad de Córdoba y financiada por la Fundación Coca-Cola, y que consiste en un programa de riego gratuito que se puede bajar en el móvil.

El manejo del riego y las técnicas de fertirrigación eficiente fueron los temas abordados en las ponencias pronunciadas por Agustín Ena Ventura, socio director de la empresa IG4-Andalucía, y por Magdalena Torres, responsable del departamento de Producción Vegetal de Adesva.

Agustín Ena Ventura y Magdalena Torres.

Agustín Ena Ventura, socio director de IG4 Andalucía, y Magdalena Torres, responsable del Departamento de Producción Vegetal de Adesva.

Agustín Ena Ventura también se mostró partidario de incorporar un sistema sensorial de control en las plantaciones que aporte información al agricultor sobre el agua y los fertilizantes que se deben aportar en cada momento. De esta forma, y una vez se interpreten los datos recibidos a través de las sondas de humedad y temperaturas instaladas, señaló, se puede confeccionar una metodología dinámica del agua y de los nutrientes que necesitan las plantas.

Por su parte, Magdalena Torres dio a conocer los primeros datos del proyecto ‘Resfood’, una iniciativa financiada por la Unión Europea que cuenta con un presupuesto de 6 millones de euros y que su periodo de ejecución abarca desde 2012 hasta 2015. Con la metodología de trabajo que se está aplicando en las distintas parcelas experimentales se pretende optimizar el consumo de agua –porque recalcó que “regar más no implica regar mejor”- y el de fertilizantes, para conseguir, en definitiva, reducir la huella hídrica en los cultivos y minimizar los contaminantes del suelo.

Francisco José Arenas, del Ifapa, y Manuel Andrés Muriel, director de Calidad de Leleplás.

Francisco José Arenas, del Ifapa, y Manuel Andrés Muriel, director de Calidad de Leleplás.

El uso de los plásticos en los cultivos agrícolas también fue analizado en otras dos ponencias por parte de Francisco José Arenas, coordinador de Transferencias y Formación de Citricos del Ifapa, y por Manuel Andrés Muriel, director de calidad de Lepeplás.

El técnico del Ifapa, Francisco José Arenas, destacó los beneficios que se habían obtenido en los ensayos realizados en distintas plantaciones de cítricos –una de ella, situada en el término de Gibraleón-, utilizando el acolchado de malla negra. Según las conclusiones obtenidas en este trabajo de investigación, el uso de este tipo de plástico permite controlar mejor la maleza entorno al árbol, se reduce el riesgo de enfermedades, disminuye el consumo de agua de riego y de fertilizantes, y sin embargo, se constató un mayor crecimiento de los árboles y de producción, así como una mayor calidad del producto.

Por último, el director de Calidad de la empresa Leleplás, Manuel Andrés Muriel, detalló las cualidades y diferencias de los distintos tipos de plásticos que se utilizan, prácticamente, en todos los procesos agrícolas. En esta provincia, dijo, se utilizan sobre todo los filmes en las producciones de berries, por las numerosas ventajas que ofrecen estos acolchados: como el ahorro del agua, la protección de las plantas en sus momentos iniciales, reducción la aparición de las enfermedades y aumentan la calidad del producto final.

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail