agrodiariohuelva.es|jueves, diciembre 14, 2017
banner

La citricultura debe estar gestionada, organizada y controlada para sacar más rentabilidad 

Cristóbal Aguado y José Luis García Palacios, presidentes de Asaja Valencia y Asaja Huelva, respectivamente.La sala de conferencias estuvo casi repleta para escuchar la ponencia de Cristóbal Aguado.El alcalde de Lepe, el ponente y José Luis García Palacios, al final de la charla.

La única ponencia sobre cítricos que se ha impartido en la Feria Agrícola de Lepe, Agrocosta 2014, ha corrido a cargo del presidente de Asaja Valencia, Cristóbal Aguado, que hizo un repaso de algunas de las variedades y patrones recientes que están en el mercado. Al hablar de cítricos, el ponente no ha tenido más remedio que tocar temas candentes para el sector como las consecuencias del veto ruso o la amenaza de la ‘mancha negra’ africana que ya se ha detectado en diversos puntos de Europa.

El ponente ha llegado a Huelva a través de Asaja Huelva y su presidente José Luis García Palacios, que presentó la conferencia y perfiló el interés de la intervención, además de felicitar al Ayuntamiento de Lepe por haber retomado la edición de Agrocosta.

La ponencia de Aguado se centró en la mandarina y como resumen dijo que “Huelva tiene un gran futuro dentro de la citricultura”, de hecho ha subrayado que una de las variedades más prometedoras, la orri, tiene su mejor comportamiento en la provincia onubense.

A su juicio la mayor rentabilidad de la mandarina está en la segunda temporada por lo que advirtió que “si rompemos el equilibrio puede ocurrir que los precios caigan de forma estrepitosa por concentrar la oferta, por lo que debemos ser inteligentes pues hacer un exceso de producción significa hundir la rentabilidad”.

Ante los avatares de los mercados, el ponente ha señalado que una de las vías d actución es la agrupación, a través de OPPs (agrupaciones de productores), pues “la citricultura como la agricultura deben estar gestionadas, organizadas y controladas para que todos podamos sacar más”, se refería a más rentabilidad o a lo que denominó “defender el precio justo”.

Para Cristóbal Aguado las OPPs “es la asignatura pendiente” de los citricultores, sector en el que la agrupación no supera al 40%. Ha señalado a la latente Intercitrus, la profesional que “podría garantizar estabilidad”, por ejemplo a la hora de hacer un frente común ante las instituciones públicas nacionales y europeas.

Patrones y Variedades

El ponente habló sobre una selección de patrones y variedades que ya han superado la fase de experimentación, e incidió en que son muchas las que hay en el mercado “aunque no voy a hablar de todas ellas pero aquí las tengo por si están interesados en alguna”.

Antes de entrar en materia comentó que “las variedades nuevas no son sinónimo de éxito sino que muchas veces son las tradicionales las que dan mayor rentabilidad siempre que estén bien gestionadas”. Partió de los elementos claves que señalan los estudios de mercado para determinar los parámetros de la fruta: pelado fácil, tamaño grande sobre todo de la mandarina, color atractivo de la corteza, sin semilla, sabor y textura equilibrada, grados brix, buen comportamiento en transporte y manipulación, productiva, calidad uniforme en el tiempo y residuo cero.

Hizo un resumen de las cualidades de patrones como Aliso, Alcaide nº5, Alcaide 234, Carrizo, V17. Y en variedades hizo referencia a Nero, Neufina, Tango y Orri.

El veto ruso

Los peligros que fue comentando Cristóbal Aguado en su charla tenían un final común, es decir, el efecto que provocan en los mercados y la rentabilidad de las explotaciones. “Las decisiones políticas tienen consecuencias en los mercados” ha subrayado, pues el cierre de la frontera rusa con un potencial de 200 millones de clientes van a dar lugar a que la competencia pase a ocupar ese hueco y a que el resto de mercados en los que operan los agentes europeos se saturen. “El resultado será una caída de precios, que afectará al eslabón más débil de la cadena que es el agricultor”, ha señalado.

La ‘mancha negra’

Las consecuencias de la ‘mancha negra’ surafricana, enfermedad que ataca a los cítricos dejándolos inservibles para la comercialización, no serán menores. Cristóbal Aguado afirma que, de no controlarse la enfermedad, Los efectos en el sector citrícola español serán “catastróficos” hasta el punto que “tendremos que olvidarnos de la venta en fresco que es, precisamente, nuestro punto fuerte“.

Aguado ha criticado con dureza la actitud de los políticos europeos y nacionales porque aún no han cerrado las fronteras a pesar de que ya se han detectado los cinco casos que, según el compromiso de la cámara europea, iban a permitir como máximo para tomar medidas drásticas. El ponente apunta a intereses de determinados países como Holanda y Reino Unido para seguir siendo permisivos con esta situación. Para aseverar esta afirmación dijo que “causa extrañeza que la mayor parte de la mercancía de cítricos surafricanos entren por el puerto de Róterdam y sin embargo los casos de mancha negra se hayan detectado en España e Italia”.

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail