agrodiariohuelva.es|viernes, diciembre 15, 2017
banner

La cooperativa ‘Oleocampiña’ de Trigueros dedicará una sección a la producción de almendras 

almendros

En Trigueros se contabilizan cerca de 200 hectáreas dedicadas al cultivo de almendras.

El cultivo del almendro se está poniendo de moda. Y algunos agricultores de Huelva tienen claro que es el momento de apostar por un producto que tiene unas expectativas extraordinarias porque su demanda mundial se está incrementando año tras año.

La Cooperativa del Campo San Antonio Abad (Oleocampiña) de Trigueros no quiere desaprovechar la oportunidad de subirse a un tren que puede depararle muchas satisfacciones a sus socios durante su largo recorrido. Y prueba de ello es que pretende abrir una nueva sección dedicada a la almendra.

El presidente de la cooperativa triguereña, Manuel Jesús Conde, reconoció a agrodiariohuelva.es que la inquietud por el almendro comenzó entre los agricultores de la localidad hace unos diez años, “pero fue en 2014 cuando han planteado, a nivel particular, la posibilidad de que se trabajara en la cooperativa este producto”.

manuel jesús conde

Manuel Jesús Conde, presidente de la Cooperativa ‘Oleocampiña’ de Trigueros.

El motivo de este interés, según Conde, “es que la almendra desde el punto de vista comarcial tiene mucho futuro, ya que los países productores son pocos: Estados Unidos, Australia y España, y la demanda es cada día mayor a nivel mundial. Además, se da la circunstancia de que la almendra española tiene más calidad que la que se genera en California y en Australia”.

Según sus cálculos, al menos unos 20 socios de la cooperativa ya tienen plantaciones de almendros. La superficie de almendros puede oscilar entre las 150 y las 200 hectáreas, y la producción estimada puede rondar entre los 225.000 y los 300.000 kilos de pepitas de almendras.

El objetivo, añade Manuel Jesús Conde, es “integrarnos en una cooperativa de segundo grado que se llama Almendrera del Sur, de Cártama (Málaga) para que ellos nos comercialicen la producción”.

Sobre las variedades que se están plantando en la zona, el presidente de la cooperativa reconoce que “nosotros nos estamos dejando asesorar por los técnicos del Ifapa, y ellos nos han aconsejado que plantemos la variedad ‘Lauranne’, aunque ya existían otras plantaciones más antigua en la zona de la variedad ‘Antoñeta’”.

El motivo para elegir la variedad francesa es “que los árboles son más resistentes a las enfermedades. Además, tienen una producción más que aceptable y su poda no es complicada porque tienen un porte erguido”. Otro factor importante de los almendros es que “no necesita tantos años como el olivo, que tarda entre cinco o seis años en dar aceitunas tras ser plantado. Un almendro con tres años ya está dando frutos. Su cultivo es muy rápido y aquí, en la provincia de Huelva, con el clima que tenemos, se puede decir que vuela”.

Aceite

Otra de las secciones que tiene la cooperativa ‘Oleocampiña’ es la dedicada a la extracción de aceite de oliva virgen extra de su almazara. Aunque la campaña de recogida de aceitunas aún no está terminada, el presidente prevé que puede aproximarse al millón y medio de kilos. “Nos podemos quedar en 1.400.000 de kilos, cerca de un 30% menos que en 2014, donde llegamos a los dos millones de kilos”.

En cuanto al rendimiento de las aceitunas, de las variedades verdial, arbequina y picual, recalca que “será bajo, entre un 16 y un 17%, lo que significa que podremos obtener entre 250.000 y 300.000 litros de aceite”.

El año pasado, cerca del 70% del aceite que produjo la cooperativa de Trigueros se vendió a granel. “En 2014, los precios fueron altos porque coincidió que la cosecha en el resto de Andalucía fue corta. Este año, aunque no se va a llegar a las cifras que se pagaron en la campaña anterior, se están dando unos precios aceptables, por lo que el aceite también se está vendiendo bien. Pero no siempre ocurre esto. Ha habido campañas que era más rentable envasar”, precisó Conde.

Onucoop

Para el presidente de ‘Oleocampiña’, “lo ideal es que Onucoop, la cooperativa de segundo grado que hemos constituido en Huelva se encargara de comercializar ese aceite que queda almacenado en los depósitos, pero aún está en pañales esta iniciativa. Cuesta mucho trabajo ponerla en marcha. El problema radica en los buenos precios que se han registrado en las dos últimas campañas. El aceite prácticamente nos lo han quitado de las manos y esta circunstancia, aunque a corto y medio plazo nos esté dando beneficios, a la larga tendrá efectos negativos, porque nuestros esfuerzos tienen que ir enfocados a la exportación de nuestro aceite que es de muy alta calidad. Después de Navidades nos volveremos a reunir los que integramos Onucoop para reactivar el proyecto”.

La Cooperativa ‘Oleocampiña’ de Trigueros, que tiene una facturación anual que se sitúa entre los 3 y los 3,5 millones de euros, de media, también cuenta con una sección dedicada a los cultivos herbáceos y otra especifica de cosechadoras.

En la última campaña de girasol recogieron unos 2 millones de kilos, mientras que de los demás cereales que se cultivan en la localidad: trigo duro, trigo blando y triticale se llegó a los 6 millones de kilos. “Aunque la producción de cereales no ha sido impresionante este año, los precios sí han sido muy buenos”, recalcó Manuel Jesús Conde.

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail