agrodiariohuelva.es|jueves, enero 18, 2018
banner

Técnicos de Huelva temen las consecuencias que tendrán en los cítricos este último invierno seco y de temperaturas templadas 

Lorenzo Reyes, presidente de la asociación de citricultores de Huelva y el técnico Fernando Saviá.

Lorenzo Reyes, presidente de la asociación de citricultores de Huelva y el técnico Fernando Saviá.

La climatología de este invierno ha incidido significativamente en la producción agrícola en términos generales. Las temperaturas suaves y las lluvias escasas han adelantado la maduración de la fruta y por tanto la campaña de recolección. En Huelva se estima que las campañas frutícolas se han adelantado alrededor de un mes con respecto a lo que viene siendo habitual, período que ha podido ser mayor o menor dependiendo de la zona en la que están situadas las fincas.

El sector citrícola de Huelva muestra cierta preocupación por la repercusión que estas circunstancias climatológicas pueden tener en los árboles, según ha podido saber agrodiariohuelva.es, ya que los árboles necesitan ciclos completos para recuperarse y volver a dar fruto.

Los técnicos estiman que habrá que esperar un tiempo hasta poder evaluar en su justa medida la incidencia que las características peculiares de este invierno tendrán en el medio y largo plazo en los cítricos. Fernando Saviá Peña, que tiene una dilatada experiencia como ingeniero agrícola en la provincia de Huelva, explica que este invierno “ha sido el menos frío de los últimos 30 años, algo que ha sido registrado por los árboles”.

En el caso de los cítricos, el árbol necesita el ciclo de frío que dan las temperaturas invernales para que se produzca la paralización de la savia, es el estado de hibernación que necesitan los árboles, para recuperarse y resurgir con fuerza cuando las temperaturas se suavizan, de forma que se pueda hacer frente a la nueva carga de fruta.

“Este año las temperaturas han sido muy suaves, lo que influirá en el desarrollo del árbol, aunque todavía no sabemos cómo va a afectar”, señala Fernando Saviá con preocupación. El problema es que las condiciones climatológicas adecuadas son fundamentales para evitar el estrés en los árboles, algo que debilita mucho a la planta que tendrá que hacer un esfuerzo importante para remontar, señala el experto agrícola.

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail