agrodiariohuelva.es|Martes, Abril 25, 2017
banner

COAG-A pide una reunión de la mesa de sanidad animal para abordar la situación de la tuberculosis bovina 

COAG Andalucía ha celebrado una reunión sectorial de ganadería, para abordar como tema principal la situación de la enfermedad de la tuberculosis bovina y la preocupación que suscita entre los ganaderos andaluces el aumento de la prevalencia de la enfermedad.

“Nuestra comunidad autónoma aplica desde hace más de diez años el programa de erradicación de la tuberculosis bovina, pero los progresos son lentos y el control de la enfermedad es difícil, lo que provoca pérdidas en las explotaciones y una creciente preocupación a los ganaderos, que se agrava por el repunte, que se ha producido en el último año, del número de rebaños positivos”, afirma la organización agraria en un comunicado.

En 2014 (último año con datos oficiales), ha aumentado el número de rebaños que después de mantener la calificación sanitaria durante años la han perdido, provocando un “gran desconcierto en los ganaderos, que desconocen las causas de la reaparición de la enfermedad en sus explotaciones, y que están sufriendo importantes pérdidas económicas derivadas del incremento de los gastos sanitarios (por los sucesivos saneamientos), del aumento de los costes de alimentación por la necesidad de permanencia de los animales en la granja (restricción de movimientos) y por las limitaciones a la venta de los animales”, subrayan.

En su nota, Coag-A añade que “los ganaderos son conscientes de la importancia de la correcta aplicación del programa y, consecuentemente, colaboran con los técnicos veterinarios en su ejecución, pero ven necesaria la búsqueda de soluciones para las explotaciones más afectadas por la continua aparición de animales que dan positivo a las pruebas diagnósticas a pesar de que las prácticas de manejo son correctas”.

El sector ganadero es consciente de que se trata de un problema compartido entre los productores y la administración, que requiere de medidas tomadas en conjunto que aseguren tanto la sanidad de los animales como el mantenimiento de la actividad ganadera en nuestro territorio. Por ello, COAG Andalucía considera imprescindible que se convoque de nuevo la mesa de sanidad animal, para evaluar los resultados obtenidos en la ejecución del programa de erradicación durante el último año y ver si las medidas que se están aplicando son o no efectivas para el control de la enfermedad, así como abordar posibles soluciones para aquellos ganaderos que, pese a seguir en todo momento los protocolos establecidos, ven sus rebaños afectados de manera recurrente.

Además, esta organización agraria recuerda que “los ganaderos necesitan mayor apoyo de la administración para acometer actuaciones que limiten el contacto con animales silvestres que tienen un relevante papel en la difusión de la enfermedad. También se requiere de mayor control de estas especies por parte de los responsables de Medio Ambiente”.

COAG Andalucía recuerda asimismo que los baremos de indemnización de los animales son “insuficientes y llegan tarde, y demanda mayor celeridad y fiabilidad en los resultados de las pruebas de laboratorio. También es necesario que se impulsen investigaciones para mejorar las técnicas de diagnóstico y contribuir así a una más rápida detección y erradicación de la enfermedad”.

Las pérdidas provocadas por la tuberculosis bovina “vienen a agravar la situación de unas explotaciones ya afectadas por los recortes que ha traído consigo la aplicación en nuestro país de la nueva PAC y por unos niveles de precios de los terneros similares a los de la década de los 90”, concluye Coag-A.

En Andalucía, se encuentran ubicadas casi el 7% de las explotaciones de vacuno de España, con una cabaña que supera los 500.000 animales.

 

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail