agrodiariohuelva.es|Domingo, Junio 25, 2017
banner

El doctor Ruiz de la Roja afirma que “los frutos rojos deberían ser obligatorios por prescripcion facultativa” 

El consumo habitual de frutos rojos es tan beneficioso para la salud que ya hay médicos que recomiendan que forme parte de la dieta habitual. En el marco del II Congreso de Frutos Rojos de Huelva, organizado por Freshuelva en colaboración con la Caja Rural del Sur, el doctor Juan Carlos Ruiz de la Roja, jefe de la sección de Urología del Hospital Universitario Santa Cristina de Madrid, ha afirmado que los frutos rojos deberían consumirse de forma “obligatoria por prescripción facultativa” por su carácter preventivo de algunas de las enfermedades que más preocupan a la población.

Numerosos estudios en distintas partes del mundo han abordado ya las cualidades de los frutos rojos y sus mapa de componentes. Ruiz de la Roja ha detallado en su conferencia algunos de ellos asociados a la fresa, arándano azul, arándano rojo, frambuesa y mora.

Como colofón ha hecho referencia a los problemas vasculares relacionados con la vida sexual tanto de hombres como de mujeres, sobre lo que ha indicado que el consumo de frutos rojos viene a ser una viagra natural al mejorar el riego sanguíneo y la tensión vascular que son causas muy comunes que empiezan generando problemas de erección, por ejemplo, y que derivan en riesgos cardiovasculares.

Detener el desarrollo de tumores es uno de los efectos más llamativos de los frutos rojos. El cáncer de colon, de pulmón, de mama y próstata son los más comunes entre la población española y están relacionados con la alimentación y el tabaco. Según el doctor Ruiz de la Roja, el 60% de estos tumores podrían desaparecer mejorando la dieta alimentaria y eliminando el tabaco. A su juicio cuidar la alimentación para prevenir este tipo de tumores está muy vinculado al consumo de frutos rojos.

Otras enfermedades

La lista de enfermedades que se previenen consumiendo esta fruta de forma regular es larga. Se recomiendan durante el embarazo por su contenido en ácido fólico, favorecen la cicatrización, mejoran la insuficiencia renal y hepática, ayudan a eliminar piedras en dichos órganos, favorecen la recuperación tras una pancreatitis, son buenos para reducir los problemas de gota, facilitan las digestiones y son un buen hidratante por su elevado contenido en agua.
Su bajo nivel calórico y en grasas hacen que sean imprescindibles en cualquier dieta de adelgazamiento y su alto contenido en calcio, un aliado para problemas de huesos y para prevenir la anemia. Y por último, entre deportistas e hipertensos debería ser un alimento habitual por su alto contenido en potasio y, por el contrario, su reducido nivel de sodio. Además “de ser un antioxidante excepcional”, ha subrayado el jefe de Urología del hospital madrileño.

A modo de curiosidad, señalar que la mayor parte de todas estas propiedades están concentradas en las semillas, que en el caso de la frambuesa y la fresa están rodeadas de pulpa, es decir en el exterior del fruto.

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail