agrodiariohuelva.es|Jueves, Mayo 25, 2017
banner

La colaboración público-privada, clave en el desarrollo del sector de los frutos rojos en Chile 

En el desarrollo que en los últimos años ha experimentado el sector de las berries en Chile, y en general el de producción de alimentos, ha sido esencial la colaboración público-privada, un modelo de negocio que conjuga la colaboración entre las empresas y las administraciones públicas, que se ha visto además favorecido por el enorme incremento mundial en las importaciones de alimentos, según ha puesto de manifiesto Rodrigo Ocampo Pino del Instituto Nacional de Desarrollo Agropecuario (INDAP) del Ministerio de Agricultura de Chile.

Ocampo Pino ha participado en el II Congreso de Frutos Rojos, que concluye este jueves, con una ponencia en la que ha hablado del desarrollo que la industria del sector de las berries en su país. Así ha hecho un recorrido por la evolución del sector de los frutos rojos en el país andino en los últimos diez años, destacando el incremento en la superficie de cultivo de arándanos, que ha pasado de las 1.600 hectáreas a las casi 16.000 que cree se han cultivado en la última campaña, unas10.000 hectareas de frambuesas, 1.750 hectáreas de fresa y 900 de moras, que en conjunto hacen que Chile tenga el 9% de la superficie mundial dedicada al cultivo de los frutos rojos.

En cuanto a los mercados, Ocampo ha señalado que el mayor destino de las exportaciones es América del Norte y Europa, pero también comienza a ser relevante el nvel de productos que está llegando a Asia y Oriente Medio. “Para 2040 proyectamos que el 40% de toda nuestras exportaciones sea a China y el 12% a India”.

Otro asunto, sin embargo, es el valor de las exportaciones, y en este aspecto Ocampo compara las exportaciones chilenas de frutos rojos que alcanzaron en 2015 un valor de 699 millones de euros, frente a los 776 millones del valor de las exportaciones de berries onubenses. “Nuestro horizonte es a largo plazo, tenemos la mirada puesta en 2030 y para entonces lo que queremos es que el valor de nuestras exportaciones de alimentos en general alcancen el valor de las exportaciones agroalimentarias de España hoy”.

Ocampo ha aportado cifras y datos sobre nivel de producción y exportaciones de cada uno de los frutos rojos, en el que destaca el importante peso que ocupan los berries congelados -especialmente frambuesas- cuyas ventas al exterior supusieron una facturación de 332 millones de dólares en el pasado 2015. En el caso de las fresas, Chile no tiene exportaciones en fresco.

El ponente chileno identificó también los desafios a los que se enfrenta la industria de las berries del país andino, y que pasan por ser cultivos más sostenibles, avanzar en seguridad alimentaria, el recambio varietal, o hacer frente a los problemas con los cultivos derivados del cambio climático, al tiempo que destacó el gran esfuerzo én Chile en mecanización de la mano de obra, en protección fitosanitaria o en innovación tecnológica, sobre todo, para afrontar el desafio del transporte en barco.

 

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail