agrodiariohuelva.es|miércoles, diciembre 13, 2017
banner

UPA critica que se persiga a los cunicultores y se ignore a los industriales y empresas de distribución 

La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos ha respondido con dureza al informe de la CNMC en el que este organismo afirmaba no entender la necesidad de constituir organizaciones de productores cunícolas. “Competencia actúa con una doble vara de medir”, aseguran los ganaderos. “Impiden que nosotros nos organicemos y avalan las prácticas abusivas de algunos mataderos, industrias y distribución. Déjennos en paz”, afirma la organización agrícola.

UPA cunicultoresAunque no es la primera vez que agricultores y ganaderos chocan con los postulados de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, el último informe de este organismo ha sentado muy mal entre los productores cunícolas, según advierte la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos, UPA. En un informe hecho público recientemente, la CNMC afirma que las organizaciones de productores que están empezando a constituirse, pueden disminuir la “tensión competitiva y perjudicar a los consumidores”, indica la organización agraria.

“Para tensión la que estamos sufriendo los ganaderos, que nos vemos forzados a integrarnos o a cerrar nuestras granjas”, han señalado desde UPA, tras una reunión sobre el sector cunícola celebrada ayer en el Ministerio de Agricultura, donde se trató este problema.

Las organizaciones de productores son un instrumento recogido en la Organización Común de los Mercados Agrícolas para defender a los productores a través de la concentración de la oferta, y es “de las pocas armas que tiene el sector primario para defenderse de los abusos”.

“Doble rasero”

“Industrias, mataderos y las grandes cadenas de la distribución pueden hacer lo que quieran con el beneplácito de Competencia, sin embargo los ganaderos, en cuanto hacemos amago de organizarnos y mejorar nuestra posición en la cadena, somos perseguidos”, han declarado.

Desde la organización han recordado a la CNMC que el carácter perecedero de los productos agrarios, junto con el “enorme desequilibrio” en la cadena agroalimentaria, impiden a los agricultores y ganaderos la defensa del precio de sus productos.

A pesar de la Ley de la Cadena alimentaria y de los avances en materia de firma de contratos, en muchas ocasiones no existe una negociación real del precio del contrato, sino que es impuesto a los productores por el eslabón inmediatamente superior.

“Todos queremos proteger y defender al consumidor, trabajamos para él”, han asegurado los ganaderos. “Pero llevar al cierre al sector cunícola español no es pensar precisamente en los consumidores”. Los cunicultores preparan nuevas movilizaciones para la próxima semana con el objetivo de denunciar la grave crisis que están sufriendo.

 

 

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail