agrodiariohuelva.es|Miércoles, Abril 26, 2017
banner

La Unión de Uniones reclama sanciones y medidas contundentes tras el último ataque al vino español en Francia 

Ante el nuevo ataque al vino español en Francia del que han informado diversos medios, con el vertido de 50.000 litros en Sete, cerca de Montpellier, la pasada semana, Unión de Uniones considera que las “enérgicas protestas” no son suficientes y pide al Gobierno español que reclame la inclusión en la agenda del próximo encuentro del Consejo de Agricultura, que se celebrará en Bratislava (Eslovaquia) los días 13 y 14 de septiembre, la discusión de sanciones y medidas contundentes para erradicar estas conductas.

Este último acto de hace unos días ha sido reivindicado por el ‘Comité de Acción Vitivinícola’, con un largo historial de atentados y prácticas violentas contra vinos no franceses, que ha amenazado con nuevas acciones, lo que debería mover al Gobierno galo a adoptar medidas que parecen, sin embargo, no llegar nunca.

Según los últimos datos del “Dashboards Wine” de la Unión Europea de finales de junio, correspondientes al mes de mayo, los precios del vino tinto básico en Francia rondan los 5,72 €/Hgdo., que es un precio, además, superior en un 2 % a la media de los dos últimos años y, por añadidura un 89 % superiores a los 3,03 €/Hgdo., de los tintos básicos españoles.

“A quien debería indignar esta diferencia de precios, no es a los franceses, sino a los productores españoles” ha expresado la organización. “Tras décadas de integración comercial de la Unión Europea y, sobre todo, en materia de agroalimentación, es inexplicable que en el vino más básico se den diferencias estructurales de precio tan abismales sin que puedan basarse en la calidad y cuando ambos mercados están separados sólo unos cientos de kilómetros”, añaden.

“Eso sólo puede deberse a que desde Francia se hace todo lo posible por boicotear la libre circulación de productos sensibles para ellos como es el vino. Y la pasividad de sus autoridades frente a los ataques a los camiones de vino español o la destrucción del mismo, como en este caso, o de frutas en otras ocasiones, es sólo una parte de esa estrategia de boicot”, ha declarado José Manuel de las Heras, Coordinador Estatal de la organización.

Unión de Uniones cree, por lo tanto, que las “enérgicas protestas”, los “firmes rechazos”, las “notas oficiales de queja” y las “convocatorias al embajador francés” han demostrado ya sobradamente su inutilidad. La organización presentó hace semanas a los eurodiputados españoles entre sus propuestas de cara a la elaboración Agenda de la Comisión de 2017, la de que se incluyera en la misma el debate sobre reglamentación específica de sanciones a este tipo de acciones vandálicas y de medidas contra el país que con su pasividad las permitan o alienten.

Ahora se reitera en esta petición ante la Ministra de Agricultura, a quien solicita que reclame a la Ministra eslovaca, Gabriela Matečná, que preside el Consejo de la materia durante el segundo semestre del año, el tratamiento en el orden del día del encuentro de los días 13 y 14  de septiembre en Bratislava, de las agresiones a las mercancías españolas particularmente y, en general, de los obstáculos a la libre circulación de cierta mercancías que algunos países ejercen como un verdadero “dumping” político.

La organización considera que resarcir de los daños materiales no es suficiente, puesto que el perjuicio que se ocasiona es muy superior, ya que estas prácticas extorsionan a los operadores, alterando los flujos comerciales y repercutiendo negativamente sobre toda la cadena alimentaria, en especial, sobre el eslabón más débil, que son los productores. Se trata por lo tanto, de una cuestión de nivel institucional suficiente como para ser abordado por el Consejo con vistas a pedir a la Comisión propuestas legislativas que puedan ser puestas en marcha.

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail