agrodiariohuelva.es|Miércoles, Abril 26, 2017
banner

La RAIF alerta de riesgo elevado de ‘alternaria’ y ‘aguado’ en los cítricos con las lluvias de estos días 

citricos_alternaria_fruto_1

Fruto afectado de ‘alternaria’.

Las lluvias caídas desde el viernes 21 de octubre en las provincias citrícolas de Andalucía “pueden aumentar de manera importante el riesgo de infección y desarrollo del aguado, especialmente en frutos en maduración de variedades tempranas”, según alertan desde la Red de Alerta e Información Fitosanitaria, RAIF, de la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, y publican en su web.

El aguado es una de las enfermedades que puede llegar a ocasionar graves daños en el cultivo de los cítricos ocasionada por hongos del género Phytophthora que afectan a naranjas dulces y mandarinas. Su incidencia está ligada a factores meteorológicos, y elevadas y frecuentes precipitaciones junto a temperaturas templadas favorecen su inicio y desarrollo, condiciones que suelen darse en otoño y primavera, aunque también en inviernos suaves.

En dicho ambiente el estado de madurez es un factor a tener en cuenta, siendo los frutos más susceptibles aquellos en envero y maduración, especialmente los situados en las faldas de los árboles, más cercanos al suelo donde los hongos causantes del aguado viven de forma saprofítica.

Por todo ello, advierten desde la RAIF, es importante “tener siempre en cuenta la previsión meteorológica de cara a tomar medidas preventivas, aunque si no se hubieran tomado, se recomienda llevarlas a cabo dentro de las 48 horas siguientes al cese de las lluvias”.

Así subrayan que como medida profiláctica “habrá que evitar que las ramas bajas toquen o se aproximen al suelo a medida que vayan adquiriendo peso ya que, las salpicaduras producidas por la lluvia arrastran hasta los frutos los gérmenes infectivos”.

citricos_aguado_5

El ‘aguado’ es una de las enfermedades que puede llegar a ocasionar graves daños en el cultivo de los cítricos.

Por otro lado, desde RAIF también alertan del riesgo elevado de la alternaria (Alternaria alternata pv. citri), o mancha marrón del mandarino, que es una enfermedad para la que la lluvia y/o una humedad relativa alta y temperaturas cálidas son factores óptimos que favorecen su desarrollo en las variedades Fortune, Murcott, Nova y Tangelo Minneola.

Con temperaturas entre los 20-25ºC y más de 8 horas de agua libre se iniciaría la infección sobre hojas jóvenes, frutos y/o brotes, y al cabo de 24-72 horas podrían observarse los síntomas, asegunran desde la Red de Alerta.

En las hojas, la infección produce, al principio, puntos de color oscuros rodeados por un halo amarillo, creciendo, posteriormente, de forma irregular hasta alcanzar diámetros en torno a un centímetro. Como el hongo produce una toxina, en algunas lesiones la necrosis sigue las nerviaciones. Y en los frutos produce lesiones deprimidas e irregulares, pudiéndose observar, igualmente, un halo amarillo si el fruto aún no ha enverado. Finalmente se produce la caída de hojas y frutos especialmente cuando éstos son jóvenes.

Desde RAIF se recomienda, además de las medidas preventivas de carácter químico, llevar a cabo medidas profilácticas como mantener los árboles podados de forma que se facilite una buena aireación; mantener las calles limpias de restos de material que pudiera favorecer la proliferación del hongo, y controlar el vigor del cultivo, evitando entradas en brotación extemporáneas que suministren material sensible a los ataques del hongo.

 

 

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail