agrodiariohuelva.es|Sábado, Junio 24, 2017
banner

Un informe de WWF, con conclusiones de más de 80 estudios científicos, confirma la “crítica” situación del agua en Doñana 

La salud de Doñana depende por completo del agua y el acuífero que le da vida lleva años secándose a un ritmo imparable, arrastrando en su declive a ríos, marismas, a las lagunas y a la flora y la fauna que hacen de Doñana un espacio natural único en Europa. Es la principal conclusión de un informe en el que WWF ha recopilado, con la ayuda de destacados investigadores de Doñana, gran parte de la información científica existente sobre la situación del agua en este espacio Patrimonio de la Humanidad.

Según alerta el informe, el acuífero de Doñana tardará entre 30 y 60 años en recuperarse por completo de la sobreexplotación actual, después de que se tomen medidas contundentes frente al uso ilegal e insostenible de agua en el entorno. “Los cientos de miles de aves que vuelan desde Europa para pasar el invierno en Doñana se encontrarán las inmensas marismas prácticamente secas”.

Según advierte el análisis de WWF, usando datos oficiales del Gobierno, “el gran acuífero que alimenta el humedal ha sufrido un declive dramático desde los años 70. Ahora mismo, el control  en el uso del agua en Doñana es tan débil que ni siquiera se conoce la cantidad total que se extrae cada año del acuífero”.

El informe publicado hoy por WWF es uno de los análisis científicos más completos y exhaustivos realizados hasta la fecha sobre el estado del agua en Doñana, y los efectos que su deterioro está teniendo en los ecosistemas. Entre los efectos destacados, está el descenso de las poblaciones de aves acuáticas invernantes que dependen de una marisma en buen estado, como la cerceta pardilla, críticamente amenazada. Las lagunas temporales, uno de los elementos naturales que hacen tan especial Doñana, se están secando de manera imparable. Y se han perdido el 40% de las especies de libélulas y caballitos del diablo que vivían asociadas a las lagunas.

La situación del agua es también la mayor preocupación de los organismos internacionales que velan por la conservación de Doñana, tanto para la UNESCO como para la Comisión Europea, que está a punto de llevar a España a los tribunales por la mala gestión del agua en el entorno del humedal. “Este informe demuestra claramente que desde WWF no exageramos cuando decimos que la situación de Doñana es crítica”, ha asegurado el secretario general de WWF España, Juan Carlos del Olmo. “O Mariano Rajoy y Susana Díaz actúan con urgencia y contundencia frente al robo del agua, o el humedal más importante de Europa acabará convertido en un desierto”, añade.

WWF tiene en marcha una campaña internacional para exigir que se detengan las amenazas a Doñana y se cierren los pozos ilegales y las más de 3.000 hectáreas de cultivos de regadíos ilegales alrededor del humedal.

El informe está acompañado de las conclusiones de un taller de expertos de universidades y centros de investigación convocado por WWF, que realizó una serie de recomendaciones urgentes: cerrar los pozos ilegales y controlar las extracciones de aguas subterráneas, mejorar las prácticas de riego en el entorno de Doñana, reubicar los sondeos de la urbanización de Matalascañas, mejorar la depuración de las aguas que llegan a Doñana o mejorar la gobernanza del agua y conseguir la implicación de la población local, mostrando que el buen estado de las aguas de Doñana beneficia a los pueblos.

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail