agrodiariohuelva.es|martes, noviembre 21, 2017
banner

Las Malvinas es un modelo de buena gestión de las comunidades de regantes 

ferrrr-firmaFernando Sánchez || Gerente de la Comunidad de Regantes de Palos de la Frontera

Para la Comunidad de Regantes Palos de la Frontera, CR Palos, las 1.600 hectáreas donde se ubica la zona de Las Malvinas son un modelo de buena gestión por parte de las comunidades de regantes, ya que la consolidación del regadío en la zona fue gracias a la unión de los esfuerzos de los agricultores y las administraciones, consiguiendo que este paraje se consolidara con el beneplácito público.

Cuando se constituye la CR Palos, en el año 2000, esta entidad, junto con los propietarios de Las Malvinas, realizan todas las obras de modernización necesarias para dotar de infraestructuras de riego a esas parcelas y así poder contar con agua superficial, con la intención de proteger el acuífero 27 situado en el entorno del Parque Nacional de Doñana, consiguiendo así la sostenibilidad medioambiental de una actividad que es indispensable en la economía de la provincia de Huelva.

Estas obras siempre han contado con el permiso, el apoyo y  la colaboración de la administración andaluza, en concreto, la Consejería de Agricultura y Pesca subvencionó el 60 por ciento de las mismas, con fondos venidos de la Unión Europea, bajo el Decreto 236/2001. En este proyecto de modernización también se ha trabajado en la construcción de nuestras balsas. La CR Palos fue la primera comunidad de España en dotar de agua potable a los trabajadores que viven en las fincas agrícolas, actuación que también se hizo en Las Malvinas, así como la protección de este paraje con la construcción de una Pantalla Vegetal. Para éste último proyecto ha contado con el apoyo de la Diputación de Huelva y la Delegación Provincial de Obras Públicas de la Junta de Andalucía.

Asimismo, la CR Palos ha trabajado incesantemente en la ordenación del regadío en Las Malvinas para conseguir que estas 1600 hectáreas fuesen excluidas del Plan de Ordenación del Territorio del Ámbito de Doñana, POTAD, y del Plan Especial de Ordenación de las zonas de regadío ubicadas al norte de la Corona Forestal de Doñana.

La agricultura de regadío en Las Malvinas, lejos de haber tenido una formación anárquica, se remonta al  intento de ampliación del polígono industrial. En 1976, el Decreto 2723/76 aprobó la delimitación del polígono ‘Nuevo Puerto, Ampliación’ en los términos municipales de Moguer y Palos de la Frontera. Esas parcelas, que inicialmente eran suelo forestal, fueron adquiridas mediante expropiación forzosa por el Instituto Nacional de Urbanización, INUR, (actualmente Entidad Pública de Suelo, SEPES), declarándose suelo industrial.

En 1985, el Ministerio de Obras Públicas y Urbanismo desiste de la actuación en el polígono industrial ‘Nuevo Puerto, Ampliación’, por lo que ese suelo expropiado queda libre, en desuso y declarado suelo agrícola. A partir de entonces, gracias al esfuerzo de los agricultores y ante la falta de iniciativa pública y privada, se recuperó esa zona con la intención de generar riqueza económica y social para el entorno, ocupando ese suelo para el cultivo de la fresa, convirtiendo esa actividad agrícola en el motor del desarrollo socio-económico de los municipios de Palos de la Frontera y de Moguer, y repercutiendo así, muy considerablemente, en la economía local, provincial y autonómica, creando, desde entonces, numerosos puestos de trabajo directos.

El 15 de julio de 1991, el SEPES firma un convenio con el Instituto Andaluz de Reforma Agraria, IARA, y con el Ayuntamiento de Moguer, estableciéndose en su apartado 10 que el IARA se compromete a tramitar ante la Comunidad Autónoma el Expediente de Declaración de Interés General de la actuación como zona de Regadío, en orden de ejecutar de acuerdo con la legislación vigente las obras de infraestructuras necesarias para el desarrollo de la zona.  Además, se regula con los agricultores el derecho a la propiedad de estos terrenos.

Huelva es la provincia de Andalucía con mayor superficie forestal y con menos hectáreas dedicadas al regadío, en concreto, ocupa una superficie total de poco más de 40.000 hectáreas, siendo superada en más de 10.000 por Málaga, la segunda a la cola en cuanto a hectáreas dedicadas al cultivo de regadío. Por esta razón, se hace aún más meritorio, si cabe, el hecho que Huelva haya conseguido ser la principal productora de fresa en todo continente europeo.

 

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail