agrodiariohuelva.es|Viernes, Junio 23, 2017
banner

Viveros Grajera multiplicará por 5 su superficie de producción apostando por subtropicales para diversificar los cultivos de Huelva 

Viveros Grajera es uno de los pocos negocios de este sector que se ubican en la provincia de Huelva y, prácticamente, el único que se dedica a la reproducción de arándano, cultivos leñosos y, en menor medida, subtropicales.

Semillero de arándano.

Semillero de arándano.

Al frente de todo ello está Juan Antonio García, un joven emprendedor que tubo que aparcar su verdadera vocación de arquitecto debido a la crisis de la construcción que se precipitó en el año 2008 y que todavía está en vías de recuperación. El hecho de que viviera en Bonares, uno de los municipios que más número de hectáreas agrícolas de frutos rojos aporta al sector nacional, fue determinante para que mirara hacia la agricultura en busca de una salida laboral. Eso fue hace tres años, ahora, contempla con optimismo el futuro hasta el punto de que su actual negocio de 8.000 metros cuadrados se multiplicará por 5 hasta alcanzar los 40.000 metros cuadrados.

Este crecimiento está ligado, de alguna manera, a la necesidad que tiene el sector de los frutos rojos de Huelva de crecer diversificando la producción. De ahí que Viveros Grajera se iniciara con el cultivo del arándano, aunque muy pronto Juan Antonio García empezó a pensar en cultivos leñosos como el pistacho o la almendra y las últimas pruebas que han entrado en las instalaciones son de aguacate.

Del arándano al aguacate

El aspecto de la planta de arándano que vende Viveros Grajera.

El aspecto de la planta de arándano que vende Viveros Grajera.

En lo que se refiere a arándano, además de la conocida variedad star, muy demandada en Huelva, también cultiva otras tardías como legacy que, por no necesitar invernadero, abarata considerablemente costes al agricultor; y dos más que se caracterizan por su elevada producción, buenas propiedades organolépticas y de tamaño de fruto como son alixblue y gupton. Juan Antonio García considera que sería importante que los agricultores de la provincia dieran un giro a este cultivo y “apostarán por variedades que mejoren la calidad del fruto” que llega al mercado para buscar un nicho abundante de ventas tanto dentro como fuera del país.

El propietario de Viveros Grajera destaca la inversión que ha hecho en el pistacho ya que es uno de los pocos viveros de esta zona de Andalucía que se ha especializado en vender la planta injertada, de forma que el árbol se desarrolla en pies madre de pistacho que consolidan la planta y que “serán el motor de la producción de mis plantas de los próximos años”, afirma Juan Antonio García.

Planta de arándano dispuesta ya para la venta.

Planta de arándano dispuesta ya para la venta.

Este considera que el pistacho tiene un gran futuro en la provincia de Huelva por las condiciones climatológicas de la provincia, sobre todo en las comarcas del Andévalo y la Sierra, y por las características de este cultivo que tiene un buen desarrollo en tierras de secano, motivo por el que Juan Antonio García considera que supondría un giro importante si se ubica en terrenos que ahora se dedican al trigo o la cebada por la diferencia en la rentabilidad del cultivo.

La selección de García se ha decantado por las variedades de pistacho más demandadas como kerman, sirora y larnaka para poder elegir en función de las horas de frío de la zona donde se vaya a ubicar el cultivo.

La planta de almendro fue, junto al arándano, lo que dió origen al negocio hace tres años. Actualmente el trabajo se centra en la variedad avijor por su capacidad productiva. García explica que el precio al alza de la almendra propiciado por la fuerte sequía en el estado de California han sido determinantes para la expansión de este cultivo por diversas áreas sobre todo de Portugal y Castilla La Mancha.

El semillero de aguacate.

El semillero de aguacate.

El aguacate ha sido una de las últimas incorporaciones de Viveros Grajera. Juan Antonio García está convencido de que tiene un gran futuro en la provincia de Huelva, en primer lugar, porque las condiciones climatológicas de la provincia son “perfectas” para su cultivo, “de hecho ya existen zonas de cultivo de este fruto que están teniendo éxito porque las horas de sol de Huelva son las adecuadas para el desarrollo de esta planta”.

Además se da la circunstancia de que los productores que tradicionalmente se han dedicado a los frutos rojos desde hace años, buscan cultivos que sirvan para diversificar esta producción. Y, García subraya que, sobre todo, hay que tener en cuenta que existe una importante demanda nacional frente a una producción muy limitada porque las condiciones climáticas son determinantes para el desarrollo del cultivo.

Semillero de I+D

Planta de pistacho injertada.

Planta de pistacho injertada.

Viveros Grajera mira al futuro desde el presente pensando en la I+d como motor de desarrollo del negocio. Juan Antonio García explica que “la competencia del mercado te hace no parar y pensar en la investigación como una forma de afrontar el futuro”. Tiene en proyecto abrir varias líneas de investigación, las que están más avanzadas se relacionan con el arándano y el pistacho, “aunque están en un estadío muy precoz” lo que le lleva a ser prudente a la hora de dar detalles.

La apuesta por la investigación fue lo que hizo a la empresa meterse de lleno en el cultivo del pistacho ya injertado y poner en el mercado plantas de máxima calidad; así por ejemplo el arándano se vende como planta in vitro en macetas de 350cc “que es un formato idóneo para minimizar el número de pérdidas de plantas en el campo”.

El mayor volumen de ventas del vivero este año serán de plantas de arándano, alrededor de 250.000 plantas, cifra que confía en incrementar en el próximo ejercicio tras haber llegado a acuerdos con dos de las cooperativas agrícolas de frutos rojos más importantes de la provincia como son Bonafrú y Fresón de Palos.

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail