agrodiariohuelva.es|Lunes, Mayo 29, 2017
banner

Diego Linares: “Hay que darle un impulso a la comercialización del aceite de oliva virgen extra de calidad que se produce en Huelva” 

olivar ecológico

La finca de Lucena del Puerto, situada junto al convento de La Luz, tiene una superficie de 50 hectáreas y en ella se contabilizan 16.000 olivos.

El olivar ecológico se va imponiendo, poco a poco, en Huelva. De las 4.210,31 hectáreas que se contabilizaban en 2014 se ha pasado a las 6.717,45 certificadas el pasado año, lo que representa casi el 21% de la superficie total de olivares que se registra en la provincia onubense, que ronda las 32.786 hectáreas.

Diego Linares Calvillo, fundador de Goipe Huelva y Goipe Sevilla, una empresa dedicada al suministro de materiales, maquinaria y servicios para la industria, la pesca y la minería, es un claro exponente de la transformación que se está produciendo dentro del sector olivarero.

Su relación con la actividad agrícola se remonta a finales de los años 90, cuando decidió comprar dos fincas que están situadas en los términos de Gibraleón y Lucena del Puerto. En la primera, de unas 12 hectáreas y denominada ‘La Mata’, decidió plantar en el año 2000 unos 2.500 olivos y, en la otra, de 50 hectáreas y situada junto al convento de La Luz, tiene unos 16.000 olivos. Las variedades que predominan son la arbequina y la picual, casi al 50%.

diego linares

Diego Linares, en la finca de olivos en producción ecológica que tiene en Lucena del Puerto.

La transformación de ambas parcelas a producción ecológica no se produjo hasta el 2010. Tras superar los tres años de transición obligatoria, la última cosecha de aceitunas, que se prolongó desde el 20 de octubre hasta el 7 de diciembre de 2016, es la tercera que cuenta con el marchamo de totalmente ecológica.

En declaraciones a agrodiariohuelva.es, Diego Linares reconoce que la producción de los olivos tanto en una modalidad como en la otra “es prácticamente la misma, porque la media que obtenía en producción convencional se situaba entre los 300.000 y los 400.000 kilos, y ahora en ecológico está rondando entre los 350.000 y los 450.000 kilos del pasado año, entre las dos fincas”.

Linares discrepa de los agricultores que aseguran que la modalidad ecológica supone una mayor inversión económica. “Por mi experiencia, puedo decir que ahora me gasto menos dinero y, sin embargo, cobro más. Es verdad que esta línea conlleva más complicaciones, porque por ejemplo no puedes utilizar los herbicidas para combatir las plagas, pero hay otras alternativas naturales que son muy eficaces. Mis olivos presentan un aspecto inmejorable. Tienen menos enfermedades que antes y lo único que utilizo es el cobre para contrarrestar el repilo, ya que es un fungicida permitido, y mucho estiércol, como principal abono en ambas parcelas”.

olivar ecológico

Las fincas de olivos de Diego Linares fueron de las primeras de la provincia de Huelva en certificarse como ecológicas.

En la de Lucena del Puerto, para que el manto vegetal que posee se mantenga en unas condiciones óptimas, “he llegado a un acuerdo con un ganadero del municipio para que unas 300 ovejas pasten cada cierto tiempo por la finca; el único inconveniente de esta desbrozadora animal es que el ganado se suele comer las bajeras. En los olivos jóvenes, para evitar estos daños colaterales colocamos protectores alrededor de los olivos jóvenes”, aclaró.

Donde sí ha encontrado diferencias entre el cultivo tradicional y el ecológico ha sido en el precio de venta del aceite. “En varias ocasiones he estado a punto de vender las fincas, pero cambié de opinión cuando comencé a cobrar los 4 euros por kilo de aceite. Ya esto es otra cosa. Ahora la opción es distinta, con estos precios se pueden mantener  a las fincas. Merece la pena continuar cosechando. Además, no sabemos si el aceite de oliva virgen extra ecológico se quedará en 4 o fluctuará al alza”.

olivar ecológico

Para evitar que el ganado que pasta en la finca se coma los brotes nuevos y los olivos jóvenes se han instalado estas protecciones.

Diego Linares sí ve futuro a la producción ecológica del aceite de oliva virgen extra, “lo que ocurre es que no se comercializa como se tiene que comercializar”, puntualiza. “La mayoría del aceite que se produce en Huelva se comercializa a través de cooperativas, que son muy respetables y realizan una extraordinaria labor, porque llevas las aceitunas y tienes la seguridad de que vas a cobrar. Pero considero que habría que pelear mucho más en lo relativo a los precios de venta. Este aceite de oliva virgen extra ecológico se están vendiendo en Europa a 9 y 10 euros el litros, y en Estados Unidos alcanzan hasta los 14 y 15 euros; sin embargo, aquí nos pagan 4 euros. Habría que darle un impulso a la comercialización de nuestro aceite por parte de las cooperativas tanto a nivel nacional como internacional, sobre todo porque me parece que las cooperativas no tienen una estructura comercializadora adecuada para vender el aceite de calidad que producimos, que es lo verdaderamente importante”.

Diego Linares, que gestiona ambas fincas agrícolas a través de la sociedad Nucima, siempre ha llevado las aceitunas que recolecta a la cooperativa Nuestra Señora de la Oliva (Oleodiel) de Gibraleón, sobre todo porque “instaló una línea específica para la producción de aceite de oliva virgen extra ecológico”.

Según los datos facilitados por la almazara olontense, en la última cosecha 2016/17 se han molturado 354.000 kilos de aceitunas. La producción de aceite de oliva virgen extra  ecológico para esta campaña se estima en 54.000 litros.

El año pasado, la muestra presentada por Oleodiel a la tercera edición del Premio de la Diputación de Huelva al Mejor Aceite de Oliva Virgen Extra recibió el máximo galardón en producción ecológica, “y podía haber sido Medalla de Oro si lo hubiéramos presentado a cualquier certamen a nivel nacional”, apostilla.

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail