agrodiariohuelva.es|martes, septiembre 26, 2017
banner

Once equinos llegan a la asociación El Burrito Feliz de Huelva cedidos por la Consejería de Agricultura 

La Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía ha cedido once caballos a la Asociación El Burrito Feliz para darles un ‘último relincho’ digno. Éste es el nombre del nuevo proyecto que pone en marcha la entidad sin ánimo de lucro que ya recibiera el pasado mes de noviembre, como ha recordado el delegado territorial de este departamento de la Junta de Andalucía en Huelva, Pedro Pascual Hernández, tres burros para su incorporación a la unidad de “asnos bomberos” con la que vela, a la vez, por la biodiversidad del espacio natural de Doñana y por el bienestar de los animales. En este caso, según ha remarcado, la meta es establecer un centro de asilo que ofrezca una “jubilación merecida” a aquellos ejemplares que han de ser rescatados por la Administración autonómica.

Con esta entrega, tal y como ha remarcado Pedro Pascual Hernández, “estrechamos una colaboración con una asociación que desempeñará un papel esencial en nuestro objetivo prioritario de dar, porque es lo mínimo que debemos hacer, una vida decente a aquellos animales que son intervenidos por hallarse en situaciones de abandono o desnutrición por parte de sus propietarios”.

Éste es, precisamente, el caso de los caballos donados ahora, que, al igual que ocurriera con los tres burros transferidos con anterioridad, fueron localizados, “en unas pésimas condiciones”, en una instalación de la provincia de Almería en 2007, momento desde el que la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural los ha custodiado y alimentado en la finca El Fraile, en el término municipal de Bonares, propiedad del extinto Instituto Andaluz de Reforma Agraria (IARA).

El acuerdo supone un salto más de la asociación El Burrito Feliz de Huelva en su “encomiable” labor de protección de los animales. Desde la óptica de Pedro Pascual Hernández, se supera a sí misma y va más allá de la puesta en valor de una especie protegida como es el burro y de su apoyo paralelo a las tareas de desbroce en el entorno de Doñana, donde su patrulla de “équidos bomberos” realiza cortafuegos en zonas de difícil acceso. No en vano, el presidente de la entidad, Luis Bejarano, ha puesto de relieve que ‘El último relincho’ surge con la firme intención de crecer y convertirse en un centro de retiro de referencia, algo para lo que la iniciativa contará con un espacio “propio y destacado” en la Internacional Donkeys & Birds Exhibition, que se celebrará en la localidad sevillana de Bormujos entre los próximos 10 y 12 de marzo.

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail