agrodiariohuelva.es|jueves, octubre 19, 2017
banner

Agroslab hace posible la prescripción agrícola de la gestión integrada de plagas con una APP 

La empresa Agroslab ha sacado al mercado una APP dirigida a los técnicos agrícolas para facilitar su trabajo y tener un control riguroso de sus decisiones, cuando realizan la valoración en campo sobre plagas y enfermedades. Sus decisiones o prescripción se pueden enviar desde la misma APP a particulares o cooperativas para que tengan las indicaciones precisas a un solo clic. Son las nuevas tecnologías que se ponen a disposición de los técnicos y especialistas para hacer posible su trabajo de forma más rigurosa, si cabe, y desde el que queda constancia telemáticamente; es una forma de evitar errores entre los mesajes intermedios.

La aplicación informática ha contado con una buena acogida entre los profesionales, ya que ha recibido el respaldo del Consejo General de Ingenieros Técnicos Agrícolas y de la Mutua de los Ingenieros Agrícolas Munitec que se propone promocionar esta tecnología entre sus clientes.

La ‘Agroslab asesor GIP’ ya se ha presentado en diversas zonas del país, la última puesta en escena ha tenido lugar en el marco del 14 Symposium de Sanidad Vegetal de Sevilla, que organiza el Colegio Oficial de Técnicos Agrícolas de Andalucia, COITAND.

ADH_agrolab y munitec8El gerente de Agroslab, Jesús Gerique, asegura que más allá de hacer más cómoda y eficaz la prescripción del técnico agrícola, permite a éste “llevar en su mano todas las parcelas que necesite visitar y, gracias al sistema GPS, puede desplazarse por ellas con facilidad, sobre todo, para localizarlas”.

La APP cuenta también con herramientas útiles como es tener al alcance de la mano una base de datos de los productos autorizados por el Ministerio de Agricultura para cada cultivo con el plazo de seguridad para calcular el día en que se puede cosechar tras la aplicación, “algo muy relevante por la importancia que tiene de cara a la calidad alimentaria”, ha subrayado Gerique.

El sistema calcula la cantidad de fitosanitario que necesita la finca de acuerdo a las indicaciones del técnico para aplicar la dosis exacta y que no quede por debajo, creando riesgos de resistencias, o por encima, lo que podría dañar la planta o contener dosis por encima de lo recomendado para el consumidor. Al calcular las cantidades exactas se evitan los excedentes. Además el sistema permite remitir la información directamente al punto de venta lo que agiliza la adquisición.

Además de la versión para el técnico agrícola, existe otra versión para el agricultor para que también tenga el control sobre lo que se está aplicando en su finca.

Jesús Gerique asegura que es una aplicación intuitiva, muy fácil de manejar. El contenido también se puede utilizar off line “puesto que muchas veces en el campo no existe cobertura o no la suficiente como para que se actualice. Independientemente de esto, el técnico puede hacer sus anotaciones y posteriormente se actualizará, una vez que se vuelva a tener cobertura; muchas veces es casi inmediato y tan sencillo como pasar de una finca a otra”.

El presidente de la mutua profesional, Munitec, Javier Ramírez, ha subrayado que esta aplicación facilita un control sobre la trazabilidad de la producción y evita conflictos como que el técnico recomiende una cosa y el agricultor acabe comprando otro compuesto, sencillamente porque al ir al punto de venta no tienen exactamente el producto y se le sustituye por otro similar que, igual, no está reconocido por el Ministerio o tiene características similares.

La mutua profesional ha ofertado a sus clientes la aplicación de forma gratuita ampliando su póliza de responsabilidad civil. También el Consejo de Ingenieros técnicos ha puesto a disposición de los colegiados un número de aplicaciones que pueden empezar a utilizarse de forma gratuita.

‘Agroslab asesor GIP’ ya se está aplicando con muy buenos resultados en unas 5.000 explotaciones agrarias. Cultivos como hortalizas, frutas, arroz o alfalfa ya se gestionan de esta forma y con resultados “muy positivos”, asegura Jesús Gerique. Las zonas que primero han abrazado esta innovación tecnológica aplicada al campo han sido plantaciones de Castilla y León y, dentro de Andalucía, Almería.

 

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail