agrodiariohuelva.es|Jueves, Marzo 23, 2017
banner

UPA pide un cambio en el Código Penal para que los hurtos en el campo siempre se juzguen como delitos de robo 

guardia civil

La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos ha remitido un comunicado a agrodiariohuelva.es en el que advierte del perjuicio que están sufriendo los productores de fresa de la provincia de Huelva. Según asegura Manuel Piedra, secretario general de UPA-Huelva, “los agricultores sienten que no ganan para disgustos: “Ahora que el precio en origen de la fresa es aceptable y no perdemos dinero produciendo, llegan estos cuatreros y nos desvalijan”.

“Los ladrones campan a sus anchas en las explotaciones freseras. Roban por la noche, usando linterna, y a plena luz del día”, recalca Piedra. El motivo, recalca el líder de la organización agraria, “es el escaso número de guardias civiles destinados a estas zonas. En un período durante el que la población de Huelva aumenta en más de 30.000 personas, la Administración no destina ni un solo agente más para reforzar las patrullas”.

En este sentido, Piedra, tras mostrar su indignación, reconoce que esto “no se ve en ninguna otra parte de España, donde el número de guardias aumenta acorde a la población y necesidades en momentos concretos, como la temporada alta de turismo o la operación Paso del Estrecho”. Por este motivo, UPA ha pedido un mayor número de guardias para que “los grupos ROCA estén presentes y actúen en las comarcas freseras”.

Agricultores, atemorizados

Además del perjuicio económico que les supone la pérdida de miles de kilos de fresa, estos delincuentes tienen atemorizados a los productores ya que van en numerosos grupos “por si les pillan”. Esto se debe a que si son descubiertos por la Guardia Civil, lo robado se divide entre el número de personas, “por lo que tocan a menos cantidad y se considera hurto, no robo”, ha precisado Manuel Piedra. Para detener esta práctica, UPA pide que se cambie este aspecto del Código Penal.

Sin embargo, a pesar de que sean grandes grupos “a los productores no les queda otra que no amedrentarse y vigilar ellos mismos sus cultivos”, añade el líder de UPA en Huelva. La organización agraria hace un llamamiento a estos agricultores para que extremen las precauciones y tengan contacto “directo y constante” con los agentes de la ley. “Debemos evitar el enfrentamiento directo para no pasar de víctima de robo a víctima de violencia”, precisa Piedra.

Reunión con la subdelegada

Además, UPA también ha vuelto a pedir la reunión que demandaba hace más de un mes y medio a la Subdelegación del Gobierno en Huelva. UPA señala que María Asunción Grávalos, nombrada hace unos meses subdelegada del Gobierno en Huelva, “parece no encontrar hueco para el sector agrícola. No se ha debido dar cuenta de la importancia que tiene para el territorio para el que trabaja”.

Por último, UPA, en su comunicado, hace un llamamiento a los consumidores. Les pide que no compren fresas en puestos informales en la calle, que es donde los ladrones distribuyen el producto robado. “Queremos contar con su apoyo, pero también protegerlos”, han dicho desde la organización agraria. Las fresas robadas pierden la trazabilidad, por lo que podrían suponer un perjuicio para la salud pública. “Además, los compradores de estas fresas ilegales perjudican también al pequeño comercio y a las arcas públicas, al ser fresas que permanecen al margen del sistema fiscal”, concluyen.

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail