agrodiariohuelva.es|Jueves, Agosto 17, 2017
banner

La Feria BioCultura abre sus puertas del 10 al 12 de marzo en Sevilla poniendo el acento en el valor ecológico 

Del 10 al 12 de marzo 2017, por segundo año, se va a celebrar, en FIBES, BioCultura Sevilla, Feria de Productos Ecológicos y Consumo Responsable. BioCultura lleva celebrándose en Madrid desde hace 32 años, 23 en Barcelona, 6 en Valencia y 4 en Bilbao.

La delegada de Economía, Comercio y Relaciones Institucionales del Ayuntamiento de Sevilla, Carmen Castreño, ha explicado que “la feria tenía que ser, en principio, bienal. Pero, debido al éxito de la primera convocatoria, los organizadores han decidido programarla de forma anual en la ciudad de Sevilla”.

Jesús Rojas, director gerente de Fibes, ha dicho que “desde Fibes creemos que debemos apoyar a los sectores económicos y comerciales pero tenemos una meta más allá que es la de contribuir a la educación del público y más importante aún con los niños. El vínculo que se genera a temprana edad afirma la relación con la madre naturaleza, con su salud y por ende la nuestra”.

La Asociación Vida Sana y Contursa alcanzaron en 2014 un acuerdo para colaborar de forma conjunta en la organización de este certamen sobre productos “bio”, cuyos principales sectores son la alimentación ecológica, los productos para la higiene y la cosmética con ingredientes certificados, el textil orgánico, los eco-materiales, las terapias y medicinas complementarias, el ahorro y el reciclaje, la ecología, el medio ambiente, el turismo rural…

Sector dinámico y creativo

El sector bio es, en estos momentos, el más pujante, dinámico y creativo de buena parte de la economía española y, especialmente, del sector agroalimentario. Mientras los sectores convencionales no acaban de salir de la crisis, la economía representa futuro, esperanza y un reparto justo de la riqueza generada. Los grandes cambios en la mentalidad conllevan también grandes cambios en los hábitos de consumo. Cada vez hay más personas que prefieren otras formas de economía, de producción… más conscientes, más responsables. Todos ellos están en BioCultura.

En los últimos años, el sector ecológico no ha dejado de crecer en el estado español con un valor de mercado de alrededor de 1.000 millones de euros. Y, a pesar de la crisis, el sector bio no sólo se mantiene, sino que sigue creciendo alrededor del 10-15% anual. España es el país con mayor superficie de la UE dedicada a la producción ecológica, con cerca de 2 millones de hectáreas de cultivo. Andalucía es referente nacional e internacional del sector ecológico con más de un millón de hectáreas certificadas (el 51% de la superficie ecológica en España) y un crecimiento del 12% respecto al año anterior. Es un sector muy importante para la economía andaluza que se ha convertido desde hace mucho tiempo en un sector estratégico.

Según Alvaro Barrera, presidente de Ecovalia, “el sector de la Agricultura ecológica se está moviendo. Ya hemos entrado en la lista de los 10 primeros países consumidores de productos ecológicos a nivel mundial, por el calado del mensaje y por el valor añadido para el consumidor. Y porque la producción ecológica es sana para nosotros y también para el medio ambiente, un litro de aceite de oliva ecológico compensa el CO2 que emite mi coche en un mes”.

Siguiendo la línea, el secretario general de Agricultura y Alimentación de la Junta de Andalucía, Rafael Peral, ha añadido que “desde la Junta de Andalucía hemos querido manifestar nuestro apoyo expreso a la Feria porque se da la paradoja que Andalucía es una región productora y exportadora de productos ecológicos de reconocida calidad y prestigio, pero por el contrario el consumo interno no está a la altura de los países punteros. Desde la Junta estamos interesados en fomentar el consumo responsable de estos productos. Con la secretaría de Educación hemos dado este año más de 8 millones de menús ecológicos en colegios y estamos actuando en la educación de los habitantes del futuro que a la vez son los prescriptores de sus familias. El nuevo Decreto de venta directa que permite al agricultor vender sus productos sin intermediarios abre una vía económica para el productor, pero también fomenta una relación directa con el consumidor. Apoyar a los productores ecológicos actuales es una apuesta de futuro que mejorará la salud de la población y de nuestro medio ambiente”.

El secreto del éxito de la alimentación ecológica radica en que los productos ecológicos se defienden por sí mismos y cuentan con la clientela más fidelizada del mercado alimentario. Los productos ecológicos son buenos para los consumidores, para el medio ambiente, para la economía local, fijan poblaciones en el entorno rural, crean más empleo, combaten el cambio climático, fomentan una sociedad más sana en todos los ámbitos… Y por encima de todo: detrás de cada proyecto y/o empresa bio, hay personas sensibles, creativas y dispuestas a trabajar por un presente y un futuro mejores. En el sector bio hay muchos eco-emprendedores jóvenes y más mujeres que en los sectores convencionales tomando decisiones y al frente de las empresas.

El público andaluz también es protagonista de las nuevas tendencias de consumo. Con la finalidad de aumentar el conocimiento de las virtudes de los productos ecológicos y aumentar así el necesario consumo en nuestra región y país, BioCultura pone todos sus medios a disposición de este gran objetivo: que los alimentos ecológicos sean lo normal, y no la excepción. Que aumente el consumo interior de productos ecológicos.

“Vida Sana fue la pionera del movimiento de la agricultura ecológica en España, desde el año 1981, estamos desde el origen de los orígenes. Desde entonces ha llovido mucho y de forma favorable. El crecimiento del sector ecológico del que somos testigos hoy es una gran oportunidad económica porque genera puestos de trabajo, porque genera salud. . Hace unos días se presentó el informe ‘Dame VENENO’ que analiza la industria alimentaria convencional, y concluye que en España mueren más de 90.000 personas al año por la mala alimentación. La defensa de la alimentación ecológica es la defensa de los derechos del consumidor”, dice Ángeles Parra, directora de BioCultura.

Más empleo

El desarrollo de la producción ecológica no sólo beneficia al sector, también a la sociedad en general, ya que, como señalan los últimos datos publicados por IFOAM UE, ayuda a conservar la fertilidad de los suelos, garantiza su sostenibilidad para la producción de alimentos, reduce de un 40% a un 64% la filtración del nitrógeno que contamina nuestras aguas, genera un 34% más de biodiversidad que los cultivos y ganaderías convencionales, y contribuye a luchar contra el cambio climático, ya que la producción de carne ecológica consume hasta un 85% menos de energía; y, por último, aunque no menos importante, genera más empleo, en las fincas ecológicas hay hasta un 50% más puestos de trabajo (en Andalucía, el sector genera en la región en torno a unos 20.000 puestos de trabajo directos).

Mujeres empresarias

La agricultura ecológica provee más trabajo para la mujer rural que la agricultura convencional y, además, en el sector ecológico hay más propietarias y las mujeres toman más decisiones de peso. Según un trabajo de Rosa María López García, financiado por el Instituto de la Mujer (1999), “en la mayoría de comunidades autónomas el porcentaje de mujeres titulares de explotaciones ecológicas es mayor que en el caso de las explotaciones convencionales”.

El mismo estudio también corrobora que “entre las posibles causas que expliquen la mayor presencia de mujeres en el campo de la agricultura ecológica se puede señalar el papel que están jugando las políticas públicas al reconocer y fomentar las relaciones entre mujer y el desarrollo de métodos de producción compatibles con el medio ambiente”. La mujer tiene una relación más natural, menos depredadora, que el hombre versus la Naturaleza.

Por otro lado, cabe destacar que, según el mismo análisis de Rosa M. López, en el que encontramos un buen número de datos muy significativos, el crecimiento del sector bio depende de la expansión del consumo de los productos ecológicos. Según el citado estudio, “son las mujeres las que deciden y adquieren hasta el 90% de los alimentos. Por ello hay que considerarlas como protagonistas en la toma de decisiones del consumo de alimentos”.

Muchas familias, por decisión de la mujer, se pasan por completo a la alimentación ecológica a partir de la primera maternidad y en esa decisión son las madres quienes llevan, en muchos casos, las riendas. También en el consumo, la expansión del sector ecológico se debe, en gran medida, a la apuesta de mujeres conscientes.

Feria del cambio

El lema de BioCultura 2017 está muy claro: ‘BioCultura es la feria del gran cambio: dale un giro a tu vida’. BioCultura sigue creciendo, igual que todo el sector bio, mientras la economía petrodependiente nos conduce a la sexta extinción. Mientras las políticas, las instituciones, las grandes multinacionales y las entidades internacionales siguen ancladas en una visión manipulada de la realidad, BioCultura pretende acelerar la transición hacia la economía consciente con cambios profundos en nuestros hábitos de vida hacia una sociedad en armonía con nuestro planeta. Parra señala que “ya no es una cuestión de gustos o de opiniones. Solo podemos optar por la economía si queremos que nuestros nietos puedan habitar la Tierra. Como los indígenas, nosotros también velamos por los derechos de las generaciones futuras”.

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail