agrodiariohuelva.es|Jueves, Junio 29, 2017
banner

La frambuesa gana peso en la cuenta de resultados de Cobella con el 31% de la facturación 

La frambuesa necesita más mano de obra que la fresa durante la recolección.

La Sociedad Cooperativa Andaluza Nuestra Señora de la Bella de Lepe, Cobella, ha incrementado un 16,17% su facturación en comparación con la campaña anterior, alcanzado los 50 millones de euros. La frambuesa ha sido el fruto que más ha influido en este crecimiento acaparando el 31% de la cuenta de resultados de la cooperativa, gracias al valor que ha alcanzado en los mercados europeos, principalmente, y a pesar de que tan sólo se han producido 2 millones de kilos, cantidad que es muy reducida, en comparación con el resto de fruta que cultivan los socios de la cooperativa.

El presidente de Cobella, Francisco J. Contreras y el gerente Pedro Paniagua.

El productor José Antonio Rodríguez y el técnico de Cobella, Raúl Vazquez.

El gerente de la cooperativa, Pedro Paniagua, argumenta que la clave está en la diversificación de los frutos, una línea que “emprendimos hace ya muchos años y que nos da buenos resultados”. Los mercados no son estáticos y en estas circunstancias “nos tenemos que mover, para conseguir avanzar”.

La táctica que han seguido los socios de Cobella ha sido la de equilibrar las producciones de frutos rojos para evitar las consecuencias de lo que supondría un boom de un producto. De esta forma Cobella cuenta con 1/3 de estos frutos de diversificación como son la frambuesa y el arándano.
Cabe destacar que el incremento en número de socios de la última campaña han sido precisamente del sector de la frambuesa.

José Antonio Rodríguez Rodríguez es uno de los socios de Cobella que ha apostado por el cultivo de frambuesa desde hace seis años. “Como cualquier fruto rojo tiene su complicación, pero a mí me ha ido bien hasta ahora y creo que seguiré adelante con él”, explica el productor. Hasta ahora, la campaña de frambuesa “ha transcurrido con normalidad con temperaturas que han permitido madurar el fruto de forma gradual, los mercados se están comportando, más o menos, bien…, no podemos quejarnos”, añade. “Sólo pedir que la cosa siga así”, remata.

José Antonio Rodríguez está cobrando el kilo de frambuesa a poco más de 6€, un precio que muy probablemente se triplica cuando llega al consumidor final.

En términos generales la frambuesa requiere más mano de obra que la fresa para la recolección y su manipulación es algo más delicada, sin embargo el trabajo es menos ingrato porque permite estar parcialmente de pie y no continuamente agachado como pasa con la fresa. Las variedades de frambuesa de Cobella son las remontantes Lagorai y Vajolet e imara y kwely.

Apuesta por Primoris

Trabajadoras de Cobella en la cooperativa.

La fresa representa el 27% de la facturación de la cooperativa y se ha estabilizado en 160 hectáreas de producción. Este fruto se ha equiparado en volumen de kilos de producción a los cítricos, fundamentalmente naranja y mandarina, con un total de unos 8,5 millones de kilos por cada una. Esto representa las dos terceras partes del volumen total de fruta que sale anualmente de las instalaciones de Cobella, que en la última campaña fueron 24 millones de kilos, un 5% más que en la anterior.

Cobella como socio de Freshuelva y de Fresas Nuevos Materiales, FNM, en esta campaña ha hecho una firme apuesta por la fresa Primoris, una variedad que se ha creado a medida para los productores de fresa onubense a iniciativa propia y a través de la empresa FNM.

La cooperativa cuenta con su propio vivero en el centro del país, en Avila. Todas las plantas que llegan a Huelva se inician en los dos hectáreas de terreno que gestionan directamente los técnicos de Cobella.

Cítricos

En las instalaciones de Cobella se trabaja en estos meses a toda máquina.

La campaña de cítricos en Cobella ha sido algo irregular, según explica el gerente Pedro Paniagua, la fruta extratemprana comenzó con un revés debido a la fuerte sequía del verano que se prolongó hasta bien entrado el verano. Estas condiciones dejaron calibres de fruta bajos y preocupación por el estrés hídrico de los árboles, sin embargo la calidad de la fruta era muy buena. Las lluvias del otoño dieron un respiro a las plantaciones de cítricos que ganaron en volumen y “la campaña parece que se está recuperando. Está por ver lo que ocurrirá al final”, puntualiza Paniagua.

Nuevos cultivos

La recolección de frambuesa en Lepe.

Lepe, que fue el municipio de Huelva donde se inició en el cultivo de la fresa de la mano Antonio Medina, se ha ido adaptando a los nuevos tiempos. La fresa es una parte muy importante de la producción de Cobella pero se estudia la introducción de otros cultivos. La cooperativa hace años que incorporó la producción de caqui, por ejemplo, un fruto con una buena acogida en los mercados exteriores y que ha ido ganando adeptos entre los socios de Cobella. En estos momentos la cooperativa cuenta con 170 hectáreas, que todavía no están a pleno rendimiento. En la pasada campaña se recolectaron 3,5 millones de kilos.

Una de las últimas producciones por las que ha apostado Cobella ha sido la del granado, lo que mantiene vivo ese carácter innovador de los productores leperos. “Es un fruto del que tampoco queremos tener un volumen muy elevado porque no es de consumo masivo”, explica el gerente de Cobella. Como todos los frutos arbolados requieren de un período de crecimiento, en la pasada campaña la cooperativa contaba con 30 hectáreas en producción y este año se han ampliado hasta las 50 por lo que Pedro Paniagua estima que al final de campaña se podrá llegar a doblar la producción de 60.000 kilos de fruta.

La producción de fruta de hueso es simbólica en Cobella, fundamentalmente cuentan con ciruela y paraguayo.

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail