agrodiariohuelva.es|Lunes, Mayo 29, 2017
banner

El chorizo ibérico picante de Higuera de la Sierra triunfa en el barrio londinense de Kensington 

La empresa Embutidos y Jamones Ramos Domínguez de Higuera de la Sierra, en Huelva, ha encontrado a un entusiasta cliente para su chorizo ibérico picante en el corazón de Londres, concretamente en la Kensingtong High street, junto a Hyde Park.

Joaquín Ramos, en una de las fincas familiares de dehesa.

El secadero de la empresa.

Esta empresa, que elabora chacinas ibéricas, además de las tradicionales delicatessen de la Sierra de Huelva como jamones, paletas, caña de lomo y otras chacinas ibéricas, vende el 95% de su producción de chorizo ibérico picante a un sólo cliente y se encuentra en dicha calle londinense. Se trata de un restaurante con comida española, John`s Maison que sirve esta apetecible chacina bien cocinada o en fresco.

El gerente de la empresa Joaquín Ramos reconoce que esta producción de chorizo picante se mantiene porque este cliente está afianzado y año tras años acapara casi la totalidad de los 300 kilos que se elaboran por campaña. El temor que le asalta es cómo afectará el Brexit, que parece que ahora se está agilizando, en este tipo de negocios. “Cuando llegue el momento lo estudiaremos y si compensa asumir los gastos, lo haremos; de lo contrario tendríamos que olvidarnos de enviar la mercancía hasta allí”.

Esta empresa serrana, que comercializa sus productos con la marca Oro Viejo, sacrifica cada año alrededor de 1.800 cerdos ibéricos, mayoritariamente 100% y 75% ibéricos y criados en las dehesas locales. Su volumen de exportación ronda el 20% de la producción que sale de sus instalaciones locales, que se sitúan en la comarca del Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche de Huelva.

Los principales clientes están en Europa, principalmente Francia, Alemania e Italia y, algo menos envía hasta Estonia y Hungría y algún cliente puntual también tiene en Rusia. El producto de exportación por excelencia es el jamón ibérico y, sobre todo, desde que salió al mercado el loncheado y envasado al vacío, “es lo más solicitado fuera de España con mucha diferencia”, asegura Ramos.

Esta empresa familiar, que ya cuenta con medio siglo de experiencia en la elaboración de jamones y chacinas ibéricas, mantiene los cánones de la calidad del trabajo artesanal adaptado a los nuevos tiempos con la incorporación de elementos mecánicos que facilitan el trabajo.

Uno de los productos más tradicionales, que se propone seguir elaborando, es la caña de lomo natural que “poco a poco ha ido desapareciendo en algunas de las empresas locales de la comarca”, señala Joaquín Ramos. Consiste en mantener la carne en sal durante un día, y luego un aderezo de pimienta negra y ajo.

 

Jamones Oro Viejo ve en la tecnología un aliado para mejorar su producción de Ibérico

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail