agrodiariohuelva.es|Domingo, Agosto 20, 2017
banner

Nutricionistas recomiendan entre 30 y 35 gramos de arándanos al día para mejorar de forma “sobresaliente” la salud 

Julio Volante, Antonio Ladrero, Eduardo Herrera Jiménez, Antonio Escribano y el director general de Cuna de Platero Juan Báñez.

La III Jornada Técnica del Cultivo de Arándano de Huelva organizada por la Delegación de Huelva del Colegio de Ingenieros Técnicos agrícolas de Andalucía Occidental, Coitand, ha dedicado uno de los bloques de su programa a la salud y cualidades saludables de esta fruta. Los doctores Antonio Ladrero Madrid, licenciado en Medicina, y Antonio Escribano Zafra, catedrático de Nutrición Deportiva en la Universidad Católica de San Antonio de Murcia (UCAM), han impartido sendas ponencias. El segundo se ha centrado en los ‘Beneficios nutricionales del arándano’ y el primero ha hablado sobre ‘Berry y salud, prevención de enfermedades cardiovasculares’.

El público ha abarrotado la sala.

Como colofón de este bloque expositivo cabe destacar que la recomendación del doctor Antonio Escribano es consumir entre 30 y 35 gramos de arándano diariamente y en el desayuno, este hábito contribuye de forma “sobresaliente” a mejorar nuestra salud debido a las múltiples propiedades que tiene este fruto.

Los beneficios del arándano no es algo nuevo puesto que, como ha explicado Escribano, los griegos y los romanos ya sabían que con ello evitaban los cálculos de riñón y las tribus americanas lo utilizaban para prevenir enfermedades urinarias. Desde entonces la ciencia ha avanzado notablemente y con ello los estudios específicos y concienzudos, en general, y fundamentalmente los relacionados con la alimentación y su relación con las enfermedades.

Reconocidas organizaciones internacionales confirman que el arándano contiene el 95% de las vitaminas que el organismo necesita y el 99% de los minerales. El School of Public Health de la Universidad norteamericana de Yale realizó una investigación específica sobre alimentación y confirmó que el consumo de arándano contribuye de forma “sobresaliente” a la funcionalidad del organismo; de hecho, su propio informe le concedió a este fruto el ‘balón de oro’ por ser uno de los cuatro mejores alimentos, concretamente ocupa el segundo lugar de la lista que encabeza el brócoli y al que le siguen el arándano, la naranja y la judía verde.

A la derecha, Francisco Manuel Díaz ha presentado Antonio Escribano.

Antonio Escribano ha subrayado que el arándano debe formar parte de cualquier dieta saludable. Su vinculación con el mundo deportivo le ha llevado a incluirlo dentro de los desayunos que recomienda a los deportistas de élite porque, entre otras cosas, “mejora los reflejos y la vista”.

El arándano tanto el rojo como el azul es uno de los frutos más antiguos del planeta y uno de los más completos, por los componentes que contiene, sobre todo en ácidos fenólicos; en comparación con otros 40 frutos que cuentan con estos cualidades antioxidantes, esta el primero de la lista.

Los beneficios saludables de este fruto componen una extensa lista, tal y como ha ido desgranando el catedrático, pues tiene propiedades antibacterianas, previene la cistitis, las infecciones renales, los cálculos renales, la incontinencia urinaria y las afecciones cardiovasculares, entre otras; además, activa el cerebro, el aparato circulatorio, es antiinflamatorio, antiestrés, previene el cáncer y en la primera fase del alzheimer y enfermedades neurodegenerativas es un buen aliado.

Para las afecciones cardiovasculares

Antonio Ladrero y Juan Carlos García de Coitand.

El doctor Antonio Ladrero, por su parte, se ha centrado en las afecciones cardiovasculares y en los efectos que tiene el consumo de arándano en ellas, como parte de dieta saludable, que debe completarse con el consumo de otras frutas, verduras y legumbres.

Una dieta de dichos elementos combinada con un estilo de vida sana en la que se incluya el deporte y el hábito de pasar parte de nuestro tiempo en espacios abiertos, al aire libre y en medio de la naturaleza son claves para vivir más y mejor.

Para Ladrero es fundamental iniciar estos hábitos en la escuela que es donde el individuo empieza a aprender y a desarrollarse por eso ha insistido en que “tenemos que llegar a la escuela para difundir lo que es un estilo de vida sana”. El doctor ha terminado su charla con un RAP, concepto que resume que el ejercicio debe ser Regular, Adaptado y Progresivo.

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail