agrodiariohuelva.es|Lunes, Mayo 29, 2017
banner

El Ministerio de Interior elimina las restricciones de circulación al transporte hortofrutícola 

El transporte de mercancías perecederas a temperatura regulada ha logrado que el Ministerio de Interior, a través de la Dirección General de Tráfico (DGT), atienda su demanda sobre la exención de las restricciones a la circulación del transporte hortofrutícola, al igual que para otros perecederos. Medida que tiene un gran valor para “toda la cadena de valor hortofrutícola”, según la Asociación española de empresarios de transporte bajo temperatura dirigida (Atfrie) que ha trabajado para lograr esta excepción.

El Boletín Oficial del Estado (BOE) publicaba el pasado viernes la resolución de 28 de marzo de 2017, de la DGT, por la que se corrigen errores de la anterior, del 2 de enero sobre medidas especiales de regulación del tráfico durante este año, y que incluye a las frutas y verduras frescas. Su transporte ya no se verá penalizado por restricciones en fines de semana y en festivos nacionales, autonómicos y locales, así como en puentes, operaciones salida y retorno de vacaciones de Semana Santa, verano y Navidad.

La Asociación Atfrie ha acogido de forma muy positiva la exención total al transporte refrigerado hortofrutícola sobre las restricciones a la circulación en territorio nacional, excepto en País Vasco y en Cataluña, que al tener competencias sobre tráfico ya recogían esta excepción.

El secretario general de Atfrie, Juan Manuel Sierra, ha mostrado su satisfacción porque se trata de una exención “sine die”, aunque se publicaba el pasado viernes para este 2017, esta eliminación de las restricciones a la circulación por las carreteras españolas de frutas y hortalizas es “a futuro”.

Ha valorado la receptividad por parte de los responsables de la DGT, a los que, en una reunión el pasado mes de enero, volvieron a trasladar la necesidad de terminar con esta “discriminación” respecto al resto de perecederos. Además, demandaban la necesidad de equiparar la norma española al resto de países del entorno como Francia, Italia o Alemania, que permiten la circulación, sin restricción, de este tipo de camiones cargados de frutas y verduras.

Satisfecho, Sierra ha apuntado que, a partir de ahora, el transporte frigorífico con mercancía hortofrutícola podrá circular “las 24 horas del día y los 365 días del año” (con sus correspondientes descansos) y llegar con mayor rapidez a su destino.

Esta medida dotará de mayor competitividad a este sector clave para la economía española, ya que es uno de los principales sectores exportadores a Europa y la mayor parte del transporte internacional de frutas y hortalizas se realiza por carretera, ha explicado.

Más rapidez y mejor logística

El presidente de Atfrie, José María Arnedo, por su parte, ha resaltado que esta decisión -el sábado ya había camiones frigoríficos cargados de frutas y hortalizas circulando por las carreteras españolas- dará fluidez a la salida de este transporte y facilitará la logística de las empresas de transporte.

En este sentido, ha recordado que otros años, “tal día como hoy muchas empresas dejaban, por ejemplo, de cargar fresa de Huelva” debido a estas restricciones de cara a la Semana Santa y, sin embargo, tanto este lunes, como el martes, así como el miércoles, “cargarán la fruta” para llegar a sus destinos tanto dentro como fuera de España.

Esta decisión, ha recalcado, permitirá una mejor planificación de las cargas, puesto que los camiones frigoríficos de frutas y hortalizas podrán circular normalmente, cualquier día, desde que se publicara la resolución el pasado viernes.

Sierra ha insistido en que dotará de mayor competitividad al sector y que no se generará desabastecimiento de frutas y verduras durante la Semana Santa, ya que podrán llevar esta mercancía a los puntos de distribución y de venta al público sin trabas.

Si, durante el viaje, al transportista le cogía la restricción a la circulación, debía parar y mantener encendido el equipo de frío para evitar una disminución de calidad e incluso la pérdida de la mercancía transportada. “Esto suponía un coste y encarecía el transporte”, según Sierra.

Aunque la I+D+i de los fabricantes de los vehículos refrigerados evita la escarcha o la proliferación microbiana (riesgo que se puede correr si la mercancía se pudre), gracias a que los termógrafos controlan en todo momento que la temperatura es la correcta, “se necesita rapidez” para llegar al destino porque estamos “ante un ser vivo”.

Tanto el presidente como el secretario de la asociación han destacado la “coherencia” y la “rapidez” con la que han actuado desde la DGT para dar solución a este problema.

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail