agrodiariohuelva.es|viernes, diciembre 15, 2017
banner

Ciudad del Campo de Lepe inicia la reconversión de su producción de frutos rojos a ecológico y oferta catas en campo 

La producción integrada de frutos rojos está muy extendida entre los agricultores de la provincia de Huelva pero pocos se deciden por dar un paso más y lograr la certificación ecológica para su producción. Uno de esos pocos es Joaquín González, fundador de Ciudad del Campo junto a su hija Bella González, cuyos terrenos de producción se encuentran en el término municipal de Lepe. Fresas, frambuesas, moras, arándanos…, todo lo que sale de sus fincas está en reconversión a ecológico, se ha iniciado el proceso, tendrán que pasar un par de campañas para que los envases lleven impreso el sello del CAAE (Certificación Andaluza de Agricultura Ecológica) que así lo reconoce.

Tener en la mesa los productos de la tierra más saludables es la razón que ha llevado a Joaquín González a dar este paso. El productor explica a agrodiariohuelva.es en una entrevista en la misma finca, que procede de familia de agricultores y “toda la vida he visto cómo en casa se comían productos sanos, saludables, de la tierra a la mesa, sin nada que varíe o cambie el sabor y la calidad de frutas y verduras. Somos lo que comemos y si comemos un buen producto, repercutirá en nuestra salud, en nuestro estado de ánimo, se notará en todo lo que somos y hacemos”.

Para Joaquín González la reconversión a la producción ecológica no es algo nuevo, “lo he visto hacer en mi familia toda la vida. Lo primero que hicimos al tomar la decisión fue comprar una desbrozadora que tiene que estar funcionando cada dos días, para evitar que las malas hierbas ocupen las zonas de paso”. El empresario fue uno de los primeros de la zona en utilizar el control biológico de plagas, desde el año 2003 cuelgan por su finca los cubos de captura.

Sabe que el proceso de reconversión requiere su tiempo y, mientras, está dispuesto a trabajar en la concienciación del consumidor porque “somos nosotros mismos quienes tenemos que empezar por cuidar nuestra salud; todo empieza en lo que consumimos y en la repercusión que ello tiene en la prevención de enfermedades como el cáncer”. De hecho los frutos rojos se encuentran entre los productos frescos con mejores cualidades para prevenir esta enfermedad, según informes nutricionistas nacionales e internacionales.

Esta filosofía por lo sano viene respaldada por la generación de relevo que se ha sumado al proyecto empresarial, su hija Bella González. Ella también está convencida de que una forma de concienciar a la gente de los beneficios de las frutas y verduras de temporada y ecológicos es hacer demostraciones en campo.

Catas en campo

Por eso dos hileras de plantas de fresa con ocho de las variedades más representativas de esta producción en la provincia de Huelva sirven para hacer catas en el campo. “Creemos que es una forma de acercar el producto a la gente y de que el mismo consumidor tome sus propias decisiones, conociendo el producto que puede encontrarse en el mercado”, explica Bella González.

Este es el ejemplo de la fresa pero algo similar ocurrirá muy pronto con el resto de frutos rojos que cultiva la empresa y distintas variedades de arándano, frambuesa o mora de Huelva. Ciudad del Campo como su propio nombre indica pretende ser una puerta abierta para el ciudadano y para el consumidor, por eso se ha previsto también un área donde se mezclarán fresas, moras, arándanos y frambuesas para que se aprecie, a un solo golpe de vista, la diversidad de los cultivos de la propia empresa y donde los visitantes puedan degustar los frutos directamente de la mata.

El manejo ecológico ya está presente en el mismo diseño de la finca con separación de lindes naturales de plantas aromáticas, flores o árboles que habitualmente han crecido en Huelva como la higuera. La zona de cultivo de verduras y hortalizas cuenta con distintos ensayos agrícolas sobre acolchados orgánicos y rotaciones de cultivos para mantener el equilibrio de microorganismos en el suelo, algo que vigila muy de cerca la agrónoma María Vidal. Esta, Bella González y Cristina Cerón como educadora, forman el equipo de otro peculiar proyecto que denominan ‘Capachos de Ciudad del Campo’, bolsas de la compra que llenarán con productos de la finca, en su mayoría, pues también contarán con la colaboración de distintas firmas de producción ecológica de la provincia de Huelva para completar esta particular bolsa de la compra.

Los capachos

El objetivo de ‘Capachos de Ciudad del Campo’ consiste también en abrir las puertas al público que quiera entrar en contacto con la producción de Ciudad del Campo, la marca familiar de la fresa y de los distintos proyectos paralelos de la empresa, siempre relacionados con la agricultura. Además de frutos rojos, cuentan con otros cultivos como verduras de temporada, cítricos y otros frutos.

Estos capachos están conformados por un lote de productos variados y de temporada pensado para surtir las necesidades de una familia media durante quince días. Hasta ahora una veintena de familias de Lepe, Huelva y Sevilla ha participado de la experiencia piloto “con muy buenos resultados, la idea ha funcionado muy bien entre los participantes”, asegura Bella González.

Esta distribución de capachos de Ciudad del Campo lleva pareja una campaña de divulgación y educación sobre lo que significa la producción ecológica, las ventajas de adquirir los productos locales y saludables, además de asesoramiento nutricional y gastronómico, algo que “no tiene que llevar implícito un incremento importante del costo para las familias”, subraya la joven empresaria.

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail