agrodiariohuelva.es|lunes, noviembre 20, 2017
banner

Koppert ofrece con Citripar una solución biológica para controlar la cochinilla en cítricos sin dejar residuos 

La avispa Anagyrus pseudococci parasita los ejemplares de cochinilla, con resultados visibles desde la segunda semana.

La cochinilla o cotonet, una de las plagas más importantes que afectan a los cítricos, ya se controla de forma natural y sin dejar residuos. El uso de enemigos naturales de las plagas ha dejado atrás para siempre los tratamientos con agroquímicos. Ahora, los productores de cítricos aplican en sus cultivos las reglas de juego impuestas por la propia Naturaleza y son los insectos beneficiosos los que, siguiendo su instinto, protegen los cultivos.

CITRIPAR contiene un potente enemigo natural del cotonet de los cítricos. Se trata de la avispa Anagyrus pseudococci, capaz de parasitar los ejemplares de cochinilla en varios de sus estadios de desarrollo, desde el estadio L1 hasta hembra sin fecundar. La hembra  de Anagyrus deposita un huevo por cada cochinilla parasitada. La cochinilla parasitada se hincha y endurece, presentando un color marrón-amarillo a rayas con restos de cera sobre ella. El huevo se transforma en una larva de Anagyrus, que consume completamente el contenido del interior de la cochinilla parasitada. El adulto de Anagyrus emerge a través de un agujero irregular que abre en la parte posterior de la momia y busca parasitar otra larva de cochinilla.

Las primeras momias se pueden observar a partir de la 2ª semana después de la suelta de Citripar, dependiendo de las temperaturas. Los adultos tienen una vida media de unos 30-40 días, y las hembras pueden llegar a poner hasta 15 huevos por día. Citripar se comercializa con un exclusivo formato en momia, muy fácil de usar, que aprovecha al máximo las puestas de Anagyrus, ya que la mayoría de ellas suceden en sus primeros días de vida. De cada botella emergen 500 avispas parásitas.

Citripar también está indicado para su uso en uva de mesa, viñedo, frutales como caqui y granado, arándano y en zonas verdes urbanas.

La eficacia de CITRIPAR ya es conocida en las principales zonas de producción de cítricos de toda España.  “El control biológico permite obtener cosechas sanas, sin daños en fruto ni residuos de pesticidas”, asegura Gonzalo García, director comercial de Koppert en Andalucía occidental. “Esto explica que en Huelva, Sevilla y Córdoba el producto se haya consolidado rápidamente, ya que la ausencia de residuos y la eliminación de los tratamientos químicos mejora la competitividad comercial de nuestros cítricos, que ahora tienen una seguridad alimentaria que les abre el camino a cualquier mercado”, añade Gonzalo García.

CITRIPAR también está indicado para su uso en uva de mesa, viñedo, frutales como caqui y granado, arándano y en zonas verdes urbanas. Los especialistas de Koppert han establecido sistemas de monitoreo y umbrales de trabajo, estrategias que les permiten dar respuesta rápida a cada situación durante la campaña, en función de cada cultivo.

La introducción del control biológico en cítricos tiene otro punto fuerte en APHYTIS para el control de las plagas de Piojo rojo de California y Piojo blanco (diaspinos). La eficacia en la cría de la avispa endoparásita Aphytis melinus ha permitido a Koppert disponer de un producto de una calidad inigualable. También es posible lograr el máximo control de ácaros fitófagos con SPICAL-PLUS (Neoseiulus californicus) tanto en cítricos como en otros cultivos.

Años de investigación

El camino hasta llegar a las nuevas soluciones biológicas para las principales plagas de los cítricos no ha sido fácil. Hace varios años Koppert decidió invertir para abrir líneas específicas de investigación que ahora han confirmado su éxito en el campo. La primera fase de investigación se centró en el estudio de las plagas, desde sus ciclos vitales y alimentación hasta la identificación de los enemigos naturales idóneos para mantenerlas bajo control.

“Nuestras soluciones biológicas para cítricos son rentables, sostenibles, no dejan residuos y además no generan resistencias, nuestras técnicas no pierden eficacia con el paso del tiempo”, explica Gonzalo García. Desde Koppert España, confirman que los agricultores y el resto de operadores de la cadena alimentaria están sabiendo apreciar el diferencial de calidad que aportan sus soluciones biológicas, avaladas por la seriedad y por la solvencia de Koppert, una empresa que ha sabido ganarse la confianza del sector agrícola español contribuyendo durante los últimos 20 años a mejorar las producciones y a hacerlas más rentables en alianza con la propia Naturaleza.

 

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail