agrodiariohuelva.es|Jueves, Agosto 24, 2017
banner

La IGP Garbanzo de Escacena se marca como objetivo aumentar la superficie de cultivo porque “es rentable y cada vez más seguro” 

 

De izquierda a derecha: Yolanda Vera, directora Comercial Cádiz-Huelva de Caixabank; Asunción Grávalos, subdelegada del Gobierno en Huelva; Elena Tobar, primera teniente de alcalde del Ayuntamiento de Huelva; Rosa Isabel Ríos, directora general de Industrias y Cadena Alimentaria de la Junta; Rocío de la Torre, diputada de la Comarca del Condado de la Diputación de Huelva; y Juan Manuel Díaz del Valle, presidente del Consejo Regulador de la IGP Garbanzo de Escacena.Más de 150 personas han participado en el Primer Encuentro de la IGP Garbanzo de Escacena.La jornada dedicada al garbanzo de Escacena se ha celebrado en la Casa Colón de Huelva.Los chefs Romualdo Ortega, José Duque, Paco Méndez y Francisco Javier Martín Pablo han sido los protagonistas del showcooking celebrado en los jardines de la Casa Colón.Los asistentes a la jornada pudieron disfrutar de una gastronomía ligada al garbanzo de Escacena.Todos los asistentes estuvieron pendientes de los platos que estaban elaborando los cocineros onubenses.m_adh-garbanzo-escacena-7m_Encuentro Garbanzo Escacena2adh-garbanzo-escacena-8adh-garbanzo-escacena-10adh-garbanzo-escacena-14adh-garbanzo-escacena-15adh-garbanzo-escacena-17m_Showcooking Encuentro Garbanzo2

Más de 150 agricultores, empresarios y técnicos de la comarca del Campo de Tejada han analizado hoy en la Casa Colón las posibilidades que se abren para el cultivo del garbanzo en la zona tras la consecución de la Indicación Geográfica Protegida (IGP) Garbanzo de Escacena, única de Andalucía en legumbres, un hecho que “nos permitirá crecer, apostar por la calidad y aumentar nuestras hectáreas de cultivo”, tal y como ha afirmado el presidente de su Consejo Regulador, Juan Manuel Díaz del Valle.

De esta forma, el Primer Encuentro Garbanzo de Escacena ha servido para poner sobre la mesa desde un punto de vista técnico y profesional las ventajas que ofrece la existencia y la actividad de este Consejo regulador, así como las últimas novedades alrededor de la mejora y la calidad de este cultivo.

Juan Manuel Díaz del Valle, durante su intervención.

La IGP Garbanzo de Escacena se ha visto arropada en este encuentro por una amplia representación institucional, política, empresarial y agrícola de la sociedad onubense. Así, la jornada ha contado en el acto de inauguración con la presencia de la primera teniente de alcalde del Ayuntamiento de Huelva, Elena Tobar; la subdelegada del Gobierno en Huelva, Asunción Grávalos; la directora general de Industrias y Cadena Agroalimentaria de la Junta de Andalucía, Rosa Ríos; la diputada del Condado de la Diputación de Huelva, Rocío de la Torre, y de la directora comercial territorial de La Caixa, Yolanda Vera.

Durante el encuentro ha quedado claro que uno de los principales objetivos del Consejo Regulador es la ampliación de la superficie de cultivo que actualmente se dedica al garbanzo en la zona comprendida en la IGP, que abarca más de 15.000 hectáreas, de las que actualmente se están aprovechando 500 para este fin.

En este sentido, el presidente del Consejo Regulador de la IGP Garbanzo de Escacena, Juan Manuel Díaz del Valle, ha reclamado a los agricultores de la zona que apuesten por el garbanzo como un cultivo “rentable y cada vez más seguro” y que tomen conciencia de las “enormes potencialidades que se nos abren” dentro de la IGP.

Para conseguir este objetivo, ha reclamado también la participación “fundamental e imprescindible” de los investigadores, para seguir mejorando los parámetros de “calidad y seguridad, al obtener nuevas variedades que permitan erradicar enfermedades como la rabia y el fusarium, y que posibiliten incrementar la cantidad por hectárea””; de los envasadores, para poner a disposición de los consumidores un producto final “de la mejor manera posible”; y de los cocineros y restauradores de la provincia, para que apuesten por un producto gastronómico “único, singular y de primera calidad”.

El Encuentro se celebró en la Sala A de la Casa Colón.

Del Valle, tras calificar la jornada como de “especial, porque es la primera vez que le damos un impulso al garbanzo de Escacena”, ha recalcado que “nuestro objetivo es conseguir que el consumo de este producto se extienda por toda Andalucía, por España, por el sur de Portugal y, aprovechando las posibilidades que nos brinda el Puerto de Huelva, por las islas Canarias”.

Por su parte, Elena Tobar ha asegurado que la consecución de la Capitalidad Gastronómica “no hubiera sido posible sin los magníficos productos con los que contamos”, entre los que juega “un papel destacado” el garbanzo de Escacena, “que siempre nos va a tener de aliado para conseguir su expansión y consolidación”.

Del mismo modo, Asunción Grávalos ha alabado “la apuesta decidida” de la IGP por ofrecer un producto de calidad “desde la tradición y la innovación”, por lo que ha animado a los agricultores a apostar por el garbanzo “como parte de nuestro patrimonio” y porque “la vida está llena de placeres, y esta legumbre, de apenas 8 milímetros, cuenta con el placer de la excelencia”.

Diversidad de la oferta culinaria de Huelva

En la misma línea se ha pronunciado la directora general de Industrias y Cadena Agroalimentaria de la Junta de Andalucía, Rosa Ríos, quien ha reclamado a los agricultores de la zona “que suban al garbanzo de Escacena al carro que suponen las grandes marcas globales ‘Andalucía’ y ‘España’” en las exportaciones, donde “somos líderes y tenemos unos datos espectaculares”.

Ríos ha añadido que “estamos ante un alimento blanco, lechoso, tierno y de sabor suave que no sólo es ejemplo de la diversidad de la oferta agroalimentaria onubense, sino también de la excelencia de la misma y, por ende, responsable directo de la elevación de Huelva a la Capitalidad Gastronómica 2017”, por lo que ha aplaudido la apertura de este espacio técnico y profesional para la difusión de sus valores nutricionales.

Rosa Ríos ha animado al Consejo Regulador de la IGP a seguir el camino de la promoción en un “contexto favorable” para las leguminosas como el actual “gracias a las nuevas normas incluidas en el marco de la Política Agrícola Común (PAC), en concreto, los compromisos exigidos por el Pago Verde en cuanto al cumplimiento de la diversificación de cultivos y la superficie de interés ecológico”.

Margarita Villagómez Villegas.

Un punto en el que ha señalado, además, la emergencia del garbanzo como la legumbre más presente en los hogares españoles en 2016 (un 44 por ciento del total, seguido por las lentejas, con un 30,3 por ciento, y las alubias, con un 24,5 por ciento) y ha anotado que su consumo se dispara allí donde la presencia de marcas de calidad diferenciada es más destacada. “La IGP Garbanzo de Escacena, por tanto, es una gran oportunidad y tiene un largo recorrido por delante”, ha sentenciado.

La responsable de Industrias y Cadena Agroalimentaria ha incidido, en este sentido, en la “voluntad firme” de la Junta de Andalucía de “no dejar de potenciar y acompañar” a los productos de calidad diferenciada (hay hasta 63 figuras inscritas en los registros europeos con implantación en el territorio autonómico). De hecho, como ha explicado, estos alimentos de excelencia cuentan con instrumentos de apoyo como la línea de ayudas dirigida a la promoción en el mercado interior (países de la UE), cuya convocatoria de 2017 se publicará en breve en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) con una dotación de casi tres millones de euros.

Junto a ello, la Indicación Geográfica Protegida podrá estar presente y participar también en ferias nacionales e internacionales bajo el paraguas del stand institucional desde el que la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, ha expuesto Rosa Ríos, “promueve la imagen de los productos agroalimentarios de calidad de Andalucía y la cultura de la utilización de nuestros productos autóctonos y saludables como alimentos de la Dieta Mediterránea para consolidar el patrimonio natural y gastronómico de Andalucía”.

Juan Gil Ligero, catedrático de Genética de la Universidad de Córdoba.

Dentro de este objetivo, y al calor de la oportunidad que supone la designación de Huelva como Capital Gastronómica Española para poner en valor los productos asociados tanto a la gastronomía tradicional como a la innovadora, la directora general ha adelantado que el Garbanzo de Escacena será protagonista de las distintas actuaciones de promoción de la oferta de calidad diferenciada que se llevarán a cabo desde este departamento de la Junta de Andalucía.

Por su parte, la diputada Rocío de la Torre ha asegurado que la provincia “tiene que estar orgullosa de contar con un gran producto como el Garbanzo de Escacena”, para el que ha augurado “un gran futuro de la mano de sus agricultores”. De la misma forma, la representante de Caixabank, patrocinador principal del encuentro, ha destacado “la apuesta constante” que hace esta entidad por el progreso de los agricultores de la provincia “facilitando su financiación y asesorándoles desde el punto de vista técnico”.

El encuentro ha puesto de relieve que la inclusión de la IGP Garbanzo de Escacena en el registro de denominaciones de calidad de la Unión Europea abre un nuevo escenario para el desarrollo de este producto en los mercados y ante los consumidores. Contar con un órgano que certifica la calidad y el origen de este producto aporta nuevas oportunidades para los agricultores que pueden dedicarse a este cultivo y para las empresas productoras y envasadoras que desarrollan o puedan desarrollar su actividad en los municipios incluidos en la citada IGP.

Ponencias

Tras el acto inaugural se iniciaron las conferencias previstas dentro del Primer Encuentro ‘Garbanzo de Escacena’. Margarita Villagómez, que es titular del Servicio de Calidad y Promoción de la Dirección General de Industria y Cadena Agroalimentaria de la Junta, ha aborado durante su ponencia las distintas figuras de calidad que pueden contar los productos agrolimentarios, como las DOP y la IGP. En este sentido, ha precisado que “hace falta una labor de difusión importante para dar a conocer las características que tienen los productos que cuentan con un distintivo respaldado por Europa como es la IGP”.

Los profesores de la Universidad de Huelva, Ana Sayago y Carlos Mª. Weiland.

Por su parte, Juan Gil Ligero, catedrático de Genética de la Universidad de Córdoba, en su ponencia titulada ‘El cultivo del garbanzo. Investigación en nuevas variedades’, ha comentado que el programa de mejora genética que se puso en marcha en los años 70 por los investigadores de la Universidad cordobesa y el actual Ifapa, buscaban, sobre todo, conseguir “caracteres nuevos relacionados con el rendimiento de la planta y la resistencia a las enfermedades, como la rabia y el fusarium”.

Ese trabajo de investigación, como ha precisado, también se ha llevado a cabo con la Cooperativa Campo de Tejada, con la que “”levamos muchos tiempo colaborando”. Después de varios años llevando a cabo cruzamientos con la variedad blanco lechoso, Gil Ligero ha destacado que se han conseguido cinco variedades resistentes al hongo que produce la marchitez o seca de la planta (fusarium). “Ahora queda comprobar cuál de ellas se comporta mejor a nivel de rendimiento al objeto de poderla registrar y proteger, porque el esfuerzo realizado para conseguir esa semilla tiene un precio”.

Variedades resistentes

Ahora queda, según ha añadido, conseguir una variedad de garbanzo blanco lechoso que “sea resistente tanto al fusarium como a la rabia, a las dos enfermedades. Y estamos convencidos que en un futuro no muy lejano podremos contar con esas variedades”. Una vez que el agricultor pueda cultivar esas semillas, el garbanzo se podrá cultivar de una forma más precoz, “en invierno, a finales de diciembre y principios de enero, lo que redundará en una mayor producción”.

Alfonso Clemente, presidente de la Asociación Española de Leguminosas.

Los profesores de la Universidad de Huelva, Carlos Mª. Weiland, y Ana Sayago, han avanzado los criterios de calidad y de trazabilidad que utilizarán para la investigación que van a poner en marcha para mejorar el cultivo del garbanzo que se utiliza en la zona que abarca la IGP. Weiland ha asegurado que el proyecto investigador puesto en marcha por la Universidad onubense y el Consejo Regulador de la IGP Garbanzo de Escacena lo que persigue, sobre todo, “es potenciar el cultivo de esta leguminosa”.

Para la elaboración de este trabajo, según han detallado, se analizarán los sistemas de producción que emplean en la actualidad los agricultores de la zona; descubrir los factores medioambientales (clima y suelo) que diferencian a esta IGP de las restantes; identificar desde un punto de vista agronómico las cualidades que tienen las variedades permitidas dentro de esta marca; controlar y analizar las malas hierbas que aparecen junto a estas leguminosas; evaluar las diferentes técnicas agronómicas que influyen en la producción de este cultivo; estudiar as causas que originan los problemas que surgen con la resiembra de este cultivo; así como valorar la calidad nutricional y organoléptica de las producciones obtenidas en los diferentes ensayos y pruebas de campo que se realicen durante la investigación.

El presidente de la Asociación Española de Leguminosas, el onubense Alfonso Clemente Gimeno, ha centrado su conferencia en los aspectos saludables y nutricionales de “la carne del pobre”, como se le ha denominado siempre a esta legumbre. Para Clemente Gimeno, el elevado contenido proteico que tienen las legumbres se ha demostrado científicamente que aporta beneficios saludables al consumidor a nivel cardiovascular, para el control de la obesidad, al sistema gastrointestinal y a las personas que tienen diabetes tipo 2.

Pedro Benítez, director gerente de ‘Legumbres Pedro’.

El objetivo, ha asegurado, “es intentar aumentar el consumo de legumbre de calidad diferenciada, como el garbanzo de Escacena, en la población, porque se ha reducido de forma considerable: se ha pasado de los 8,7 kilos por persona y año, en los años 80, a los 3,3 kilos por persona/año en la actualidad. Lo recomendable son tres raciones de legumbres por semana”. Para alcanzar esta meta, Alfonso Clemente ha dado algunas soluciones: más investigación para lograr nuevas variedades más nutritivas y saludables, recuperar el papel que el garbanzo tenía en la cocina tradicional y que la industria agroalimentaria trabaje en la creación de nuevos productos más atractivos para el consumidor”.

Muchas posibilidades de crecimiento

El director gerente de ‘Legumbre Pedro’, Pedro Benítez Ortega, ha centrado su intervención en la comercialización y las tendencias del mercado. En primer lugar, animó a los agricultores a cultivar más legumbres porque España es un país deficitario, ya que en 2016 se importaron 44.700 toneladas; después, tras calificarlas como ‘comodity’ en los lineales de las grandes cadenas de distribución, ha recalcado que los consumidores quieren productos que tengan calidad y que cuenten con un valor añadido, como por ejemplo el origen”.

El chef José Duque, preparando su plato donde el garbanzo era el protagonista.

Benítez Ortega se ha mostrado partidario de apostar por esta legumbre porque “es un alimento estratégico a nivel mundial; en España la demanda es muy superior a la oferta y porque en el mercado actual existen muchas oportunidades para crecer: no hay ninguna hectárea de producción ecológica, y los clientes demandan esta línea, y por ejemplo, cada vez se consumen más las legumbres cocidas”.

Durante el desarrollo de la jornada, también participaron Yolanda Vera Cabrera, directora comercial Cádiz-Huelva de CaixaBank, y Antonio de León Espinosa de los Monteros, responsable de Negocio Agrario en Andalucía Occidental de CaixaBank, entidad que ha colaborado en el patrocinio de este evento.

El encuentro ha incluido también un showcooking y una degustación de platos elaborados a partir de garbanzos de la IGP de Escacena con la intervención de los cocineros Romualdo Ortega, José Duque, Paco Méndez y Francisco Javier Martín Pablo, quienes han elaborado distintos platos como mousse de garbanzos, humus y hamburguesa de garbanzos, y un pastel de garbanzos con almendras. Con ello, se deja en evidencia las enormes potencialidades culinarias de este producto.

 

 


 

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail