agrodiariohuelva.es|Viernes, Junio 23, 2017
banner

Bosch y CSIC presentan las nuevas tecnologías que ya se pueden aplicar para mejorar la productividad agrícola 

Estefanía Hernández, responsable de desarrollo de negocio smart agriculture en Bosch, hizo referencia a las nuevas tecnologías que Bosch está desarrollando para ayudar al sector agrícola a afrontar los retos actuales.

‘Agricultura 4.0’ e ‘Internet of Things’ (IoT) son conceptos actuales que tratan de simplificar y facilitar las labores tradicionales del campo a través de la mejora en el control de la producción agrícola. Es el caso de los sensores MEMS de Bosch basados en el IoT, que se están instalando ya en diversos campos de cultivo, y que no pretenden cambiar de raíz los procesos agrícolas, sino que tratan de aplicar estas nuevas tecnologías para facilitar y acelerar los procesos agrícolas actuales.

Jerónimo Pérez, presidente del IFAPA.

Bajo este concepto, expertos en nuevas tecnologías y agricultores del sector olivarero, han acudido a una jornada técnica sobre ‘agricultura inteligente’ convocada conjuntamente por el Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Sevilla, IRNAS, perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas, CSIC, y el Grupo Bosch, socio tecnológico y experto conocedor del ‘Internet of Things’ (IoT). El evento, que se ha celebrado en el emblemático edificio Metropol Parasol del arquitecto Jürgen Mayer, ha coincidido con la inauguración oficial en la Finca Sanabria, ubicada en Utrera, de la primera instalación de un sistema inteligente de gestión del riego para cultivos intensivos y súper-intensivos de olivo, fruto de la colaboración entre el Grupo Bosch y el CSIC.

La importancia del regadío: inversiones de 2.053 millones en los últimos 20 años

La jornada, presidida por Jerónimo Pérez, presidente del Instituto Andaluz de Investigación y Formación Agraria, Pesquera, Alimentaria y de la Producción Ecológica (IFAPA), se abrió con unas palabras de bienvenida a cargo de Miguel Ángel Ferrer Baena, coordinador institucional en Andalucía del CSIC.

Miguel Ángel Ferrer Baena, coordinador institucional en Andalucía del CSIC.

La primera intervención corrió a cargo de Rafael Cuevas Navas, perteneciente a la Dirección General de Desarrollo Sostenible del Medio Rural de la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía, quien presentó ‘La importancia de la gestión del agua en la agricultura’. Rafael Cuevas expuso que el sector agrario es estratégico en el medio rural por su capacidad para generar riqueza como actividad económica, a la vez que distribuye y articula la población en el territorio.

La agricultura de regadío es imprescindible en las zonas áridas, mejorando la productividad y fomentando el dinamismo local, así como haciendo posible una floreciente agricultura intensiva. Además, es posible un futuro exitoso para el regadío siempre y cuando las infraestructuras y los sistemas de riego sean los adecuados, y su gestión en un contexto de gobernanza del agua sea capaz de aprovechar las oportunidades que brinda la innovación. En palabras de Rafael Cuevas, “Se estima que en los últimos veinte años se han ejecutado inversiones en materia de regadío por valor de 2.053 millones de euros, dotando a más de 470.000 hectáreas de instalaciones eficientes y sistemas de riego”.

La economía digital y la bio-economía reforzarán el papel del regadío, al hacer posible un crecimiento inteligente basado en el conocimiento y la innovación, y con el horizonte fijado en la competitividad y la sostenibilidad. El uso eficaz y la distribución del agua para riego harán posible una estrategia de integración que consolide el empleo y garantice la cohesión social y territorial. “El riego de precisión reúne conocimiento y tecnología, ofreciendo una oportunidad de innovación que avala el éxito”, concluyó el representante de la Junta de Andalucía.

“Agricultura inteligente” aplicada a la producción del olivo

José Enrique Fernández, director del Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Sevilla (IRNAS, CSIC) y responsable del grupo de Riego y Ecofisiología de Cultivos (Grupo REC, www.irnas.csic.es/rec) intervino con la ponencia ‘Uso de tecnologías inteligentes para el riego del olivo’.

José Enrique Fernández, director del Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Sevilla (IRNAS, CSIC).

El riego de precisión supone un paso adelante en la gestión del mismo. Aunque técnicamente exigente, posibilita el uso racional del agua en la agricultura, al permitir un equilibrio óptimo entre el rendimiento del cultivo y el consumo de agua. Su éxito se basa en la correcta elección de los tres compontes principales en el manejo del riego: el sistema para la aplicación del agua, la estrategia de riego y el método para la programación del riego.

En su ponencia, José Enrique Fernández abordó los últimos avances en estos tres componentes, exponiendo un caso práctico de aplicación a plantaciones de olivar de alta densidad y detallando el método desarrollado por Bosch y el IRNAS en la Finca Sanabria, ubicada en el valle del Guadalquivir. Este proyecto para la programación del riego está basado en mediciones sobre la misma planta que, combinado con imágenes aéreas de infrarrojos de la finca y con aplicaciones para smartphone – de fácil uso para el agricultor – permite la aplicación del riego de precisión en fincas comerciales.

Soluciones tecnológicas de Bosch

La ponencia de Estefanía Hernández, responsable de desarrollo de negocio smart agriculture en Bosch, se dividió en dos grandes bloques. En el primero de ellos, hizo referencia a las nuevas tecnologías que Bosch está desarrollando para ayudar al sector agrícola a afrontar los retos actuales, continuando en el segundo bloque con la exposición de las distintas soluciones de Bosch para este sector.

La representante de Bosch mostró diferentes soluciones tecnológicas que destacan por su perfecta integración en los procesos operativos agrícolas actuales, por su facilidad de instalación y utilización y, sobre todo, porque el desembolso económico que suponen, puede ser asumible por el agricultor y amortizable en pocos meses, gracias a la mejora de la productividad y de la calidad que conlleva su uso.

Entre las soluciones presentadas por Bosch basadas en el IoT, la representante de Bosch España citó el ‘asparagus monitoring’, una solución que ayuda a los productores de espárragos blancos, al registrar las temperaturas en cuatro profundidades diferentes de los caballones, y, así, decidir qué tipo de cubierta se debe colocar. Los datos son enviados a la nube de Bosch, accesible desde el smartphone. De este modo, se favorece el control de calidad de los espárragos sin que el agricultor tenga que medir la temperatura continuamente, lo que supone un ahorro de tiempo.

La otra solución, especialmente pensada para su implantación en la provincia de Huelva, es el ‘strawberry monitoring’, una tecnología desarrollada para el cultivo de fresas y que permite optimizar el sistema de riego controlando la humedad del suelo o sustrato. También se puede controlar el riesgo de heladas, gracias a la medición de la temperatura en la planta y de la humedad relativa, guiando al productor en las decisiones que debe tomar para gestionar su invernadero.

‘Smart irrigation’: Riego a la carta

La novedad más destacada presentada en la jornada ha sido la solución de Bosch ‘smart irrigation’, desarrollada conjuntamente con el CSIC, y que tiene como objetivo realizar, a través del IoT, un uso inteligente del riego en el olivo.

Rafael Cuevas Navas, perteneciente a la Dirección General de Desarrollo Sostenible del Medio Rural de la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta.

El sistema inteligente de riego, que se comporta como un auténtico “riego a la carta”, se apoya en sensores inalámbricos colocados en los olivos, que miden su estrés hídrico y transmiten información en tiempo real a un servidor donde se procesa la información. Posteriormente, se genera un calendario de riego optimizado que el agricultor puede consultar, en cualquier momento, a través de una App instalada en su smartphone. El objetivo del sistema es reducir el consumo de agua en función de las condiciones meteorológicas, garantizando al mismo tiempo la máxima productividad posible.

Para estudiar las particularidades de la instalación y garantizar el correcto funcionamiento del sistema, en su desarrollo han intervenido, por un lado, el Grupo de Riego y Ecofisiología de Cultivos del IRNAS, especializado en la investigación y el conocimiento de la fisiología del olivo, así como en el desarrollo de estrategias de riego deficitario ideales para áreas donde el agua es un recurso escaso. Por otro lado, el Grupo Bosch aporta su experiencia en el desarrollo de sensores micro-electromecánicos (MEMS) y soluciones de conectividad y en la “nube”. Se trata de una tecnología basada en el ‘Internet of Things’ (IoT) que permite una instalación sencilla y un uso cómodo desde cualquier smartphone.

En la Finca Sanabria, propiedad de la empresa Internacional Olivarera S.A., el IRNAS dispone de un área destinada a la investigación, que ha sido el lugar seleccionado para la instalación del primer sistema completo de riego inteligente para el olivo en España. Aquí se va a evaluar la calidad y fiabilidad de los sensores, así como completar el desarrollo del algoritmo de generación del calendario de riego. Los resultados de este innovador proyecto servirán también para demostrar el nivel investigador y tecnológico de nuestro país y dar a conocer a los futuros usuarios las posibilidades que las nuevas tecnologías aportan. El sistema podrá ofrecerse a los olivareros durante la campaña del próximo año.

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail