agrodiariohuelva.es|Viernes, Junio 23, 2017
banner

La CHGuadalquivir autoriza a los olivareros de Jaén a regar con agua del río Guadalbullón 

UPA Jaén ha sido el artífice de que los olivareros del río Guadalbullón hayan comenzado a regar desde hoy. La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir ha aceptado la propuesta que le planteamos en la última reunión de la Mesa del Guabalbullón en la que proponíamos unos turnos con los que todos los olivareros pueden regar y garantizar el caudal ecológico. De esta manera, hasta el próximo 9 de julio, el poco agua que baje por este río no regulado podrá ser destinada a riego del olivar.

El secretario de Organización de UPA Jaén, Elio Sánchez, se muestra satisfecho con el acuerdo alcanzado en la Mesa del Guadalbullón después de que los olivareros mostraran su solidaridad con otros cultivos más afectados por la sequía y que estuvieron regando durante la última semana, tiempo en el que el olivar dejó de aprovechar el agua que bajaba por el cauce. Ahora, en los primeros días de turnos, comenzarán a regar los olivareros que se encuentran en la parte más baja del río; es decir, desde la depuradora de Jaén a la desembocadura. Después lo harán desde el Puente Nuevo a la depuradora y así sucesivamente hasta el nacimiento del río hasta Pegalajar, los que están arriba del todo, que lo harán al final.

Elio Sánchez explica: “Con esta propuesta de turnos que se ha aprobado finalmente por la Mesa del Guadalbullón garantizamos que todos los olivareros pueden regar y que los que más dificultades tendrían para hacerlo, que son los que se encuentran en las partes media y baja del río, lo hagan primero para aprovechar al cien por cien el agua que baje por el cauce. Porque si lo hubiéramos hecho al revés, comenzando desde arriba, es muy probable que no hubiera agua para todos”.

La Mesa del Guadalbullón ha aprobado, finalmente, unos turnos con los que se da respuesta a la autorización acordada el pasado 25 de abril en la Comisión de Desembalse celebrada en Sevilla, autorizando “(…) la captación de escorrentías que discurren por los cauces regulados para atender los riegos de aquellas explotaciones agrícolas que en el último año fueron beneficiarias de autorizaciones de riegos extraordinarios. En este capítulo se incluye el río Guadalbullón, siempre que se respeten los aprovechamientos preexistentes y los caudales circundantes así lo permitan”.

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail