agrodiariohuelva.es|domingo, octubre 22, 2017
banner

Abordan la dificultad del fertirriego en el cultivo de arándano por la estructura de sus raíces 

El 6º Seminario Internacional de AGQ Labs y Blueberries Consulting se ha celebrado en la ciudad de Guadalajara en Méjico bajo el título de “Industria del Arándano en México, nuevos desafíos, nuevas oportunidades”. Han asistido alrededor de 350 participantes, agotando todas las plazas disponibles, lo cual demuestra el gran interés que el arándano suscita entre los técnicos y productores de este país.

Méjico se ha convertido en un importante productor mundial de este cultivo, que no obstante continúa liderado por Estados Unidos, Chile y Canadá. En los dos últimos años Méjico ha pasado de 2.000 a unas 4.500 hectáreas que se estiman hay actualmente en producción, básicamente en los estados de Jalisco y Michoacán, aunque se empieza a producir también en estados más cálidos, como Colima o Baja California. Se espera que esta superficie se multiplique por dos en los próximos 3 o 4 años.

Iván Frutos de la Universidad Autónoma de Madrid.

En el Seminario, presentado y moderado por Pedro Torres, director corporativo de Marketing de AGQ Labs, se abordaron aspectos productivos, de comercialización y poscosecha. Iván Frutos, doctor en Química Agrícola por la Universidad Autónoma de Madrid y miembro del equipo técnico de AGQ Labs, abordó la fertilización. Frutos destacó la dificultad que plantea el fertirriego del arándano, dada su frágil estructura de raíces. Por tanto, “debemos ser muy rigurosos y medir continuamente cuál es el aprovechamiento de la planta y si estamos cubriendo sus necesidades para que durante todo el ciclo de cultivo su nutrición esté bien balanceada”, señaló.

Otra ponencia fue la de Colin Fain, CEO de Agronometrics, empresa especializada en estudios y análisis de tendencias del mercado agroalimentario. Según Fain, el consumo de arándanos seguirá aumentando en los próximos años a un ritmo superior al de otras berries.

José Antonio González, gerente de AGQ Labs en México, expuso las ventajas y desventajas de llevar a cabo el cultivo de arándanos en México en hidroponía. Según González, “esta técnica nos permite contar con muchas más plantas por hectárea (unas 10.000, en lugar de las 5.000 que suelen ponerse en suelo), pero tiene como inconveniente que las posibilidades de equivocarnos son muchas más, desde una mala elección del sustrato a un inadecuado riego o fertilización, lo cual tiene una repercusión mucho mayor cuando cultivamos sin suelo”.

Precisamente de la correcta elección del sustrato habló Tomás Gallardo, del equipo técnico agronómico de AGQ Labs en Chile. Buena aireación, capacidad de intercambio catiónico y drenaje fueron algunos de los aspectos que destacó Gallardo.

Una de las ponencias más esperadas fue la de Bruno Defilippi, investigador del INIA de Chile y consultor internacional en poscosecha.

El equipo de AGQ en Méjico.

El interés suscitado radica en la necesidad de buscar otros mercados para el incremento de producción que está experimentando Méjico. Hasta ahora, casi toda la producción viaja en menos de un día a Estados Unidos, por lo que las condiciones de poscosecha del producto no han sido hasta ahora motivo de preocupación para los agricultores mexicanos. Este tema empieza a preocupar cuando el producto tiene que viajar a Europa o Asia, y soportar entre 20 y 35 días de transporte. Para ello, las tecnologías de atmósfera controlada y aplicaciones de sulfuroso son claves. En esto Chile es una fuente de conocimiento desde hace años, dada su lejanía a muchos mercados de destino.

Otras ponencias se centraron en la poda, en las nuevas variedades que se están desarrollando, así como en las plagas y enfermedades que pueden atacar a la planta.

Las próximas ediciones de este Seminario Internacional tendrán lugar en Tucumán (Argentina) el 28 junio y en Huelva (España) el 9 de noviembre.

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail