agrodiariohuelva.es|jueves, noviembre 23, 2017
banner

Energía y agricultura: Tendencias de futuro 

Jose Luis Molina || Presidente de Hispatec

La agricultura ha sido desde sus inicios una actividad de balanzas energéticas, en la que la energía aportada adicionalmente a la que nos proporciona la naturaleza (sol, lluvia, nutrientes), debe ser menor a la que obtenemos en forma de cosechas útiles para uso humano.

En un mundo con una creciente escasez de recursos (suelo, agua, energía, aire limpio) y con una demanda en ascenso de productos agrícolas, tanto en cantidad como en calidad, la eficiencia en el uso de los recursos y la sostenibilidad se convierten en objetivos primordiales en agricultura. La energía se utiliza de muy diversas formas en agricultura:

  • Bombeos de agua en el regadío o en drenajes.
  • En maquinaria de laboreo, tratamientos o recolección.
  • Aprovechando la energía procedente del sol o aportando calefacción en invernaderos.
  • En el transporte de los productos desde las fincas a los centros de transformación / comercialización, o hasta los centros de consumo.
  • En los procesos de transformación de productos agroalimentarios.
  • Conservación de productos alimentarios. Cámaras de frío o atmósferas controladas.

 

En el ámbito energético, la tecnología de generación eléctrica está avanzando de forma acelerada, en renovables como la eólica o la solar fotovoltaica, o incluso en combustibles fósiles, como el petróleo o el gas de esquisto. En muchos casos, especialmente en el de la solar fotovoltaica, se están produciendo reducciones muy significativas en costes unitarios, siendo esta última además una energía muy modular, de mantenimiento muy simple y barato. Además, la energía solar fotovoltaica es más o menos predecible, fiable y con una alta correlación de generación en el tiempo con una parte de las necesidades de la agricultura (regadío, actividad de los cultivos), lo cual la hace muy adecuada para el sector. También en el plano del almacenamiento de energía, la tecnología de baterías está evolucionado de forma rápida, abaratando los costes y mejorando las prestaciones.

En una evolución simultánea, las tecnologías de información y comunicación, nos permiten hacer una gestión más inteligente de la energía, midiendo consumos y eficiencia en diversos niveles, teniendo un control remoto de consumo y potencia, con mecanismos de respuesta oferta-demanda, y aplicando algoritmos inteligentes que nos permitan optimizar la energía. Todo lo que se mide y controla, mejora, y en eso las TIC suponen un gran paso adelante. Si a eso le aplicamos algoritmos inteligentes y automatización, la mejora es más rápida y evidente.

Al contrario de lo que muchos creen, vamos hacia un mundo con energía cada vez más barata y abundante, y donde la tecnología nos va a permitir hacer una gestión inteligente de la misma. Sin duda, el sector agrícola, gran consumidor de energía y con potencial productor, debe apostar por la innovación para adaptarse a los cambios tecnológicos y demandas sociales que vienen.

Desde Hispatec, como compañía tecnológica de soluciones de gestión TIC para el sector Agro, llevamos años innovando e invirtiendo en poner a disposición del sector las mejores soluciones para poder hacer una gestión más eficiente de la energía, y tener un mejor control y trazabilidad de su consumo. Y así lo entendemos aplicándolo a ámbitos como la automatización y consumo inteligente de agua y energía en el regadío / drenajes, en el control de consumos energéticos de maquinaria, o en la trazabilidad y control de los consumos energéticos a lo largo de toda la cadena de producción, transformación y comercialización, en beneficio de la sostenibilidad de las producciones, su eficiencia económica y la mayor transparencia e información hacia los consumidores.

De cara a un futuro cercano, veremos una mayor automatización y robotización en el campo, crecimiento de la energía eléctrica como vector energético (con reducción del uso de combustibles fósiles), aumento del almacenamiento en baterías o en forma de elevación de agua, gestión inteligente de los consumos y abaratamiento de los costes unitarios. Vamos hacia una agricultura en la que, por ejemplo, y en una visión futurista, podremos ver una reducción del uso de la química, gracias a robots eléctricos que luchan contra plagas o malas hierbas, alimentados por energía solar. Un futuro inspirador, en el que estamos trabajando y del que queremos ser parte.

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail