agrodiariohuelva.es|viernes, noviembre 24, 2017
banner

Investigadoras del IFAPA proponen optimizar las dosis de fertilizantes en cultivos agrícolas para reducir la huella de nitrógeno 

La sostenibilidad ambiental de los sistemas de producción agrícola es un tema relevante y muy demandado por la sociedad. El uso excesivo y/o inadecuado de fertilizantes, especialmente nitrogenados, provoca un alto impacto medioambiental.

Elisa M. Suárez y Mercedes Romero.

Esta ha sido una de las motivaciones que ha llevado a las doctoras Mercedes Romero-Gámez y Elisa M. Suárez-Rey, del Instituto de Investigación y Formación Agraroa y Pesquera de Andalucía, Ifapa, del centro Camino de Purchil, a realizar y dar a conocer un trabajo de investigación que bajo el título ‘Emision de N2O en cultivos hortícolas y estrategias de mitigación’. Este estudio pone de manifiesto la necesidad de reducir y optimizar las dosis de fertilizantes, especialmente fertilizantes nitrogenados. El trabajo indica que las mayores emisiones de N2O en sistemas de producción de cultivos hortícolas de hoja se producen durante el proceso de fertilización.

La metodología seleccionada para este estudio fue el Análisis de Ciclo de Vida (ACV). Los sistemas de cultivo estudiados fueron: invernadero de plástico (INV), acolchado plástico combinado con agrotextil (AC+AG), acolchado plástico (AC) y cultivo convencional al aire libre (AL). Para cada sistema se evaluó el efecto de diferentes dosis de nitrógeno: 0%, 25%, 50%, 100%, 125% y 150%.

El objetivo de este estudio fue evaluar el efecto de diferentes dosis de fertilización nitrogenada en diferentes sistemas de producción del cultivo de lechuga y de escarola existentes en el área mediterránea sobre las emisiones de N2O a la atmósfera. El Análisis de Ciclo de Vida ha demostrado ser una metodología útil para evaluar las emisiones de N2O que producen diferentes sistemas de producción de los cultivos de lechuga y escarola con diferentes dosis de nitrógeno.

Las emisiones de N2O fueron más altas en el sistema de cultivo bajo invernadero. Las mayores emisiones de N2O en todos los sistemas de cultivo tanto en lechuga como en escarola se producen durante el proceso de fertilización. Desde un punto de vista ambiental, las investigadores ponen de manifiesto considerar una reducción y optimización de las dosis de fertilizantes nitrogenados. Para los cultivos de lechuga y escarola, el sistema AC+AG sería la mejor opción teniendo en cuenta la combinación de criterios ambientales y comerciales, con una dosis de N del 50%.

La fertilización es uno de los procesos de la fase de producción de los cultivos hortofrutícolas más preocupantes desde el punto de vista medio ambiental, con mayores emisiones al aire y al agua, responsables de importantes cargas ambientales como, huella de carbono, huella de nitrógeno, eutrofización y de la huella ambiental en general. Estos resultados coinciden con los obtenidos en otros estudios realizados por este equipo en sistemas de producción de cultivos como olivar, judía verde, tomate cherry, lechuga y escarola.

 

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail