agrodiariohuelva.es|Viernes, Julio 28, 2017
banner

El valor de las exportaciones pesqueras de Huelva crece un 17%, al alcanzar los 17 millones de euros en 4 meses 

El valor de las exportaciones pesqueras sitúan a Huelva en el segundo puesto de la Comunidad Autónoma de Andalucía con un total de 17 millones de euros, lo que significa un crecimiento del 17% con respecto al año anterior. Estas ventas en el extranjero corresponden a la facturación de los cuatro primeros meses del año, entre enero y abril de 2017.

El primer puesto de la lista lo ocupa el puerto de Cádiz con mercancías exportadas por valor de casi 50 millones de euros, 49,2 millones, un 10% más que el año anterior. El puerto de Málaga es uno de los que se estrena en la exportación de productos pesqueros ya que sus ventas ascienden a 9,6 millones de euros, y el incremento con respecto a 2016 es del 151%.

A la cola se queda el puerto de Almería que ha exportado capturas por valor de 4,5 millones, y también crece un 19,4%.

Andalucía cuenta con 1.533 barcos de pesca, en los que trabajan cerca de 6.500 marineros y que en entre enero y mayo de 2017 realizaron capturas que sumaron más de 17.700 toneladas.

El consejero andaluz con los representantes de la Cofradía de Garrucha.

Los datos se han dado a conocer en el transcurso de una visita del consejero de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía, Rodrigo Sánchez Haro, al puerto almeriense de Garrucha. Sánchez Haro ha aprovechado la ocasión para abordar con los representantes de los pescadores de Garrucha el “importante trabajo de anticipación” de la Consejería ante la previsión de un nuevo reglamento europeo de gestión del Mediterráneo, una zona marítima de la que dependen en Andalucía, según ha detallado, 735 barcos, 14 puertos y cerca de 3.000 empleos directos y más de 4.500 indirectos.

Así, ha recordado el diseño, “codo con codo” con el sector, del Plan Andaluz de Gestión de Pesca para el Mediterráneo, con recomendaciones específicas de autorregulación en busca de la sostenibilidad como la limitación de la pesca de arrastre de fondo a un máximo de 210 días al año o el establecimiento de una veda en junio sobre fondos inferiores a 60 metros, así como un tope de captura para el cerco de 4.500 kilos de sardina por día y buque (una reducción del 10%).

Rodrigo Sánchez Haro ha manifestado que la propuesta andaluza ha sido, en general, “bien acogida” y “asumida casi en su totalidad” por el Ministerio, a excepción de dos medidas que “para nosotros son irrenunciables”. Con ello, se ha referido al establecimiento de una serie de horas de faena anuales en función de que haya pescado más días en la pesca costera o de profundidad de la gamba roja, “a lo que nos oponemos”, y a la imposición de que la flota de cerco haga sólo un desembarque diario de sus capturas, cuando tradicionalmente ha hecho dos. “Estamos en una fase de negociación abierta con el Ministerio para solucionar estas dos cuestiones que, y así se lo hemos hecho saber, son líneas rojas para la Consejería y para el sector”, ha sentenciado.

El delegado ha animado al sector pesquero de Garrucha a mantener su “empuje y capacidad de generar riqueza, desde la autorregulación y la sostenibilidad”, en un municipio en el que mantiene en la actualidad un total de 172 empleos entre directos e indirectos, un 22,86 por ciento más que en 2016. Así lo ha expresado durante la reunión mantenida con el patrón mayor de la Cofradía de Pescadores de Garrucha, Gaspar Jiménez Morales, un colectivo de trabajadores que trabaja con una lonja que, con una facturación de 4 millones de euros en 2016 y una producción de 421,6 toneladas, aglutina el 42,9 por ciento de las descargas andaluzas de gamba roja (61,6 toneladas comercializadas por valor de 2,84 millones de euros).

Gamba roja

Rodrigo Sánchez Haro ha aplaudido, en este sentido, la evolución positiva que han experimentado las ventas y las capturas en el primer semestre de 2017 con respecto al mismo período del año anterior y que espera que se afiancen durante el resto del ejercicio. Hasta el sexto mes del año se han subastado en las modernas instalaciones de Garrucha hasta 250,1 toneladas de pescado y marisco por valor de 1,7 millones de euros. Todo ello, en una lonja que cuenta con un total de 29 buques (18 de artes menores, nueve de arrastre de fondo, uno de cerco y uno de palangre de superficie).

La gamba roja es, con mucha diferencia, la especie más representativa de la lonja, hasta el punto de que abarca el 70,9 por ciento de su facturación. Le siguen, a gran distancia, la quisquilla, con 7,9 toneladas y 132.690 euros; la cigala, con 3,7 toneladas y 116.716 euros; la merluza, con 14,2 toneladas y 112.555 euros; y la brótola de fango, con 20,8 toneladas y 110.163 euros.

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail