agrodiariohuelva.es|jueves, noviembre 23, 2017
banner

Onubafruit comercializa 52,5 millones de kilos de berries tras finalizar una campaña de frutos rojos “muy complicada” 

Tras la finalización de la campaña de berries 2016-2017 en la provincia de Huelva es el momento de realizar un análisis de los resultados obtenidos por las principales cooperativas del sector. En este sentido, agrodiariohuelva.es se ha puesto en contacto con Francisco Sánchez, gerente de Onubafruit, quien tras precisar que las cinco empresas que integran la comercializadora han producido unos 52,5 millones de kilos de frutos rojos, ha calificado esta última temporada de berries de “muy complicada”.

Francisco Sánchez, gerente de Onubafruit.

Para Sánchez, sólo la producción y distribución de fresas se ha cerrado de forma satisfactoria. Sobre todo, porque “los datos registrados han vuelto a confirmar que la fresa sigue siendo todo un patrimonio en Huelva. La reducción de las hectáreas que se ha llevado a cabo en los últimos años se ha notado en el precio y nos ha permitido vender con cierta comodidad. Es cierto que se ha producido un poquito menos por planta en comparación con la anterior, que fue muy buena, pero se ha facturado un poco más por kilo. Además, la campaña ha estado más concentrada y los gastos de los agricultores han sido menores, por lo que los freseros pueden estar mediamente contentos”.

La frambuesa ha tocado techo

El gerente de Onubafruit se muestra también convencido que la frambuesa ha tocado techo en Huelva, porque la campaña de esta berrie la ha valorado “de regular, tirando a mala”. En estos momentos, según ha indicado, “nos movemos en los últimos años en una horquilla de un 10% arriba y un 10% abajo, a nivel de hectáreas, y me parece que ya no es aconsejable plantar más frambuesas de la que se está poniendo”.

Los agricultores freseros son los únicos que han cerrado la campaña de forma satisfactoria.

Lo que sí ha quedado claro tras esta campaña, como ha reconocido el responsable de la comercializadora que más berries exporta a Europa, “es que se han puesto en Huelva más arándanos de lo aconsejable, y por lo tanto se recolecta más cantidad de la que se puede vender, y que esta provincia no está preparada aún para comercializar una fruta que yo la dejaría de considerar como un fruto rojo”.

Sánchez ha aclarado, en este sentido, que “no es lo mismo comercializar arándanos que fresas, frambuesas y moras. El arándano es más parecido a una fruta de hueso que a una berrie, tanto en la comercialización como en la duración del producto tras la cosecha”.

Además, como ha añadido, “el agricultor onubense tiene el defecto que está recogiendo arándanos con la misma mentalidad que recolecta las fresas, que la tienes que vender todos los días. En Chile se transportan en barcos y llegan a los mercados un mes y medio después de haberse arrancado de la planta. Si se quiere vender arándanos, tendremos que prepararnos para ello, y entonces se tendrá que invertir en infraestructura en frío, ya que de lo contrario sufriremos de una manera rápida”.

Periodo desastroso

El responsable de la gestión comercial de Onubafruit, que ha calificado como “desastroso” el periodo comprendido entre el 15 de abril hasta el final de la campaña por los bajos precios que se han registrado en los mercados, ha recalcado que el “problema del arándano es que hay un 20% que todavía no está en producción, y que además de este porcentaje y el de las plantaciones jóvenes que sí están ya produciendo, en un futuro próximo se contará con un 30% más de hectáreas que las actuales. Y esto sin que se ponga nada nuevo en los próximos años. Todo ello conllevará que la comercialización del arándano va a ser bastante complicada a partir de ahora, porque la producción se ha incrementado por encima del consumo”.

Se recolectan en Huelva más arándanos de los que se venden, según Sánchez.

Otra circunstancia adversa en esta parcela es que no solo en Huelva ha crecido la superficie destinada a los arándanos, sino que también ha aumentado en otros países europeos, en Marruecos, en Perú y en Chile. “Y esta moda por el arándano en el mundo es para preocuparse bastante”, ha advertido, porque aunque se ha detectado “que durante esta última campaña se ha comido más arándanos que en la anterior, es necesario que se consuma mucho más para que sea rentable”.

Y esta situación no se arregla bajando el precio del producto, como ha apuntado Francisco Sánchez. “Durante el pasado mes de mayo hemos vendido arándanos por debajo del índice de rentabilidad del agricultor. Si para vender más arándanos tenemos que bajar el precio, entonces se perderá mucho dinero. Lo que hay que hacer es no plantar más hectáreas y después, intentar que el mercado se adapte a una rentabilidad mínima”.

Los datos

En cuanto a los datos de Onubafruit tras el cierre de esta campaña, Francisco Sánchez ha detallado a agrodiariohuelva.es que la cinco empresas que integran la cooperativa de segundo grado (Costa de Huelva, Cobella, Cartayfres, SAT Condado y Freslucena) han producido unos 30 millones de kilos de fresas; 10 millones de frambuesas; 12 millones de arándanos y 500 toneladas de moras. También se han contabilizado 10 millones de caquis, 12 millones de cítricos y una cantidad pequeña de fruta de hueso.

A nivel de facturación, Onubafruit ha cerrado el ejercicio con 195 millones de euros, unos tres millones más que durante el ejercicio anterior. Para Francisco Sánchez, “el problema no es la facturación, sino que los agricultores que integran este grupo ganen dinero. Y el objetivo de esta cooperativa es que el agricultores tenga una renta de sus explotaciones y en eso estamos y trabajamos”.

 

 

 

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail