agrodiariohuelva.es|martes, octubre 17, 2017
banner

Koppert, medio siglo de referencia mundial en soluciones biológicas para una agricultura más sana, más productiva y más sostenible 

Foto de familia en el interior de la sede central de Koppert.Instalaciones en la sede central de Koppert en Rotterdam en las que muestran algunos de sus productos.Bram Klapwijk, jefe de Producto de Koppert, junto a los periodistas desplaados a Holanda.Bram Klapwijk, jefe de Producto de Koppert.Bram Klapwijk, jefe de Producto de Koppert.Bram Klapwijk, jefe de Producto, y Martin Koppert, responsable de Desarrollo de Negocio de Koppert, junto a los periodistas desplaados a Holanda.Martin Koppert, responsable de Desarrollo de Negocio de Koppert.Expansión de Koppert en los cinco continentes.Recorrido por el Experience Center de Koppert.Recorrido por el Experience Center de Koppert.Insectos y ácaros para control biológico.Abejorros polinizadores de koppert.Recorrido por el Experience Center recientemente inaugurado.Banderas a la entrada en la sede central de Koppert en Rotterdam.Verduras cultivados en el invernadero de la Urban Farmers en La Haya.Urban Farmers en La Haya.Piscinas para el cultivo de tilapia en la Urban Farmers, en el interior de un edificio en La Haya.En el centro de cultivo acuícola de la Urban Farmers.Los invernaderos en el tejado la Urban Farmers en La Haya.Cultivo de pepino en el invernadero en el tejado del edificio.Invernadero en la la Urban Farmers en La Haya.Invernadero en la la Urban Farmers en La Haya.Koppert dió la bienvenida a los periodistas colocando una bandera española junto a la holandesa y los emblemas de la empresa.Sede central de Koppert en la ciudad holandesa de Rotterdam.Instalaciones en la sede central de Koppert en Rotterdam en las que muestran algunos de sus productos.Centro de formación en la sede central de Rotterdam.Henri Oosthoek, uno de los directores de la firma holandesa, dió la bienvenida a los periodistas.

La empresa holandesa Koppert cumple este año 50 años como referente y líder mundial en el control biológico de plagas y enfermedades tanto en cultivos en invernadero como, más recientemente, al aire libre y extensivos, siempre desde su compromiso con la protección del medio ambiente y el fomento de una agricultura limpia y respetuosa con los recursos naturales. Fue Jan Koppert, un productor de pepinos con problemas de alergia causados por el uso de productos químicos en sus cultivos, quien allá por 1967 viajo hasta Suiza para interesarse por el Phytoseiulus persimilis,  un insecto que comenzó a utilizar como método para controlar las plagas de araña roja que afectaban a sus pepinos. Tal fue el éxito en el uso de este primer insecto auxiliar, que a su vez resultaba beneficioso para la salud y respetuoso con el medio ambiente, que comenzó a comercializarlo entre los agricultores de la zona dando lugar a lo que hoy es Koppert Biological System, empresa pionera en el control biológico.

Bram Klapwijk, jefe de Producto, y Martin Koppert, responsable de Desarrollo de Negocio de Koppert, junto a los periodistas desplaados a Holanda.

Ha pasado medio siglo y la empresa holandesa ha ocupado desde entonces una posición de liderazgo a la hora de ofrecer soluciones naturales con insectos y ácaros para la protección frente a las plagas y enfermedades de los cultivos, la polinización natural y, los últimos años, en las soluciones microbiológicas para el suelo que además mejoran la nutrición, la absorción del agua y estimulan el crecimiento y la productividad de las plantas. Coincidiendo con este 50 aniversario, la firma holandesa invitó esta semana a sus instalaciones centrales en Rotterdam a prensa especializada española y portuguesa, una visita en la que agrodiariohuelva.es ha estado presente y ha podido conocer de primera mano la historia de esta compañía, sus valores y los retos y compromisos con los que afronta el futuro.

Koppert está presente actualmente en los cinco continentes, concretamente sus soluciones biológicas se comercializan en 120 países, en 26 de ellos la compañía tiene filiales propias. El 44% de su producción se destina a Europa, aunque es en la propia Holanda y en España –donde se introdujeron en 1994- donde mayor presencia tienen. No pierden de vista mercados como Brasil, China e India donde están empezando a introducirse en cultivos extensivos.

Martin Koppert, responsable de Desarrollo de Negocio de Koppert.

Su expansión por todo el mundo no ha impedido que la firma holandesa mantenga su carácter familiar y actualmente en la dirección de la misma conviven dos generaciones de Koppert: Henri Oosthoek y Paul Koppert, sobrino e hijo de Jan Koppert y máximos representantes de la firma, y Martin Koppert, responsable de Desarrollo de Negocio y nieto del fundador, que fue quien recibió a los periodistas en su visita junto a Bram Klapwijk, jefe de Producto.

A pesar de sus 50 años de existencia es en los últimos años cuando Koppert ha experimentando su mayor nivel de crecimiento, un 12% medio anual, pasando de facturar 48 millones de euros en 2004 a los 178 millones de euros del ejercicio pasado. El uso de insectos y ácaros para control biológico supone el 50% de esa facturación seguida de las soluciones microbiológicas en suelo, que representan ya el 30% de sus ventas y creciendo a un ritmo del 20% anual.

Foto de familia en el interior de la sede central de Koppert.

Para alcanzar estas cifras de volumen de negocio la firma holandesa ha apostado firmemente por la investigación, tanto es así que el 8% de esa facturación se destina al departamento de I+D, con centros de investigación en Holanda, España, Eslovaquia, Estados Unidos, Méjico y Brasil, en los que trabajan en torno a 300 de los 1.500 empleados de Koppert, y también en colaboración con importantes universidades de todo el mundo. “La investigación es nuestra punta de lanza y resulta fundamental para poder estar en vanguardia, es la base del conocimiento y el corazón de la empresa”, asegura Bram Klapwijk, y siempre desde una “visión integral y holística de la agricultura, teniendo en cuenta todas las variables posibles para obtener una agricultura más sana, más productiva y lo más natural y sostenible posible”.

El compromiso y el objetivo de la firma holandesa es claro “queremos ofrecer soluciones biológicas para todo el conjunto de plagas y enfermedades que puedan afectar a los cultivos”, subraya Martin Koppert, y en esta búsqueda de nuevos productos y soluciones locales no olvidan tampoco la mejora continua de los que ya tienen en el mercado. Por delante también retos importantes como avanzar en el control biológico conservativo, el uso de las soluciones microbiológicas para el suelo, y extender el control biológico de plagas a los cultivos al aire libre “porque todo el mundo quiere producir sano”. Koppert es consciente de que la aplicación del control biológico en cultivos al aire libre plantea retos sobre su aplicación ya que se necesitarán soluciones tecnológicas como el uso de drones, técnicas de sensorización, el uso de big data, etc., y en la firma holandesa ya comienzan a trabajar en ello “medir es saber, y esto es fundamental para la agricultura del futuro”, recalca.

Recorrido por el Experience Center de Koppert.

Desde Koppert destacan también como uno de los valores diferenciales de la firma holandesa el asesoramiento técnico que siempre ofrecen a los productores a la hora de aplicar sus productos.

Durante la visita a la sede de la empresa, el grupo de periodistas -acompañados del  responsable de Koppert en la zona centro de España, Javier Villegas, y el director técnico de Koppert España, Antonio Giménez- ha podido conocer los distintos laboratorios de producción de insectos y ácaros, las líneas de envasado o el control de calidad. El recorrido por las instalaciones centrales también incluyó una visita al Experience Centre, inaugurado recientemente, y equipado con una amplia gama de recursos didácticos que permite conocer más sobre la protección biológica de los cultivos, cómo se desarrollan los productos y cómo funcionan, y ofrece la oportunidad de ver de cerca los enemigos naturales, abejorros y organismos microbiológicos.

Los responsables de Koppert no quisieron dejar pasar la presencia de los periodistas en Holanda sin mostrarles la Urban Farmers de La Haya, una iniciativa privada en la que están involucrados, y que es, ni más ni menos, que un centro de producción hortícola y acuícola ubicado en un edificio de la capital holandesa: todo el tejado del edificio es un invernadero en el que producen pimientos, berenjenas, tomates, etc. y donde se utiliza para riego el agua reciclada y tratada con biofiltros de los contenedores para producción de tilapia que se ubican en plantas inferiores. Por supuesto, Koppert se encarga de la protección biológica de esos cultivos. El objetivo de este tipo de proyectos, que se están poniendo en práctica en Suiza y Alemania y próximamente en USA y Brasil, no es solo la producción local de alimentos sino además el de reducir el impacto ambiental que supone el transporte de la comida desde donde se produce hasta donde se consume, un trayecto que, en ocasiones, puede recorrer hasta los 2.000 kilómetros.

Koppert en Huelva

Instalaciones en la sede central de Koppert en Rotterdam en las que muestran algunos de sus productos.

Aunque el sector agrícola onubense conoce el control biológico desde hace más de una década es en los últimos años cuando su uso ha experimentado un mayor crecimiento, según asegura el director técnico de Koppert España, “el sector de las berries, por ejemplo, está apostando fuertemente por ello, en los últimos dos ó tres años el control biológico se está consolidando y confiamos que en los próximos años sigan en esta línea”. En términos similares se expresa Villegas, “el sector de las berries en Huelva es un sector muy dinámico, es un ejemplo dentro de España apostando por el control biológico frente a las soluciones que aportan los químicos para conseguir una producción sostenible, porque es una agricultura muy ligada al territorio, y adecuarse además a los estándares que demandan los consumidores sobre seguridad alimentaria, y también el sector de los cítricos en Huelva está apostando por una producción libre de residuos”.

Precisamente, este jueves Koppert presentaba en Huelva el TRIANUM, un poderoso fungicida, que la empresa empezó a comercializar en julio pasado, que garantiza la máxima protección contra los patógenos del suelo sin dejar residuos y sin generar problemas de resistencias y que además puede aumentar la producción hasta un 20%..

Según los datos que maneja Koppert, en torno a 1.700 a 1.900 hectáreas de cultivos de berries, unas 800 hectáreas de cítricos, en torno a 60 ó 70 de cereales y unas escasa 10 hectáreas de vid, aplican las soluciones biológicas diseñadas por Koppert para el control de plagas y enfermedades y polinización natural.

Los invernaderos en el tejado la Urban Farmers en La Haya.

El uso de insectos beneficiosos como Orius para controlar la plaga de Trips o el ácaro depredador Phytoseiulus persimilis (SPIDEX) para control de Araña Roja han marcado un antes y un después en la forma de gestionar la sanidad vegetal en los cultivos de frutos rojos. Asímismo, han sido de vital importancia para la zona las estrategias de control biológico diseñadas por Koppert para la plaga de pulgón, basadas en la combinación de diferentes avispas parásitas como Aphidius colemani (APHIPAR), Aphidius matricariae (APHIPAR-M®), Aphelinus abdominalis (APHILIN), o los depredadores Aphidoletes aphidimyza (APHIDEND) y Adalia bipunctata (ADALIA).

Mención especial merece el uso de la avispa Anagyrus pseudococci (CITRIPAR), un producto exclusivo de Koppert contra la plaga conocida como Cotonet. El uso de CITRIPAR, tanto en arándano como en cítricos, ha representado un importante hito desde que se comenzara en fresa la implantación del control biológico con el inicio de una nueva etapa en la que la agricultura onubense puso rumbo hacia el ‘residuo cero’, es decir, hacia una gestión sostenible de la agricultura con un enfoque en el que la prioridad es la salud de los productores y la de los consumidores.

Koppert dió la bienvenida a los periodistas colocando una bandera española junto a la holandesa y los emblemas de la empresa.

 

 

 

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail