agrodiariohuelva.es|lunes, diciembre 18, 2017
banner

Grávalos destaca que la licitación del Canal de Trigueros es “un gran paso adelante” para la ejecución de “una infraestructura hídrica prioritaria” 

La subdelegada del Gobierno en Huelva, Asunción Grávalos, ha destacado las dos licitaciones publicadas esta semana por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA) “que suponen un gran paso adelante” para la ejecución de “dos infraestructuras hídricas prioritarias” para la provincia de Huelva, como son el Canal de Trigueros y la ampliación de la Estación Depuradora de Aguas Residuales de la playa almonteña de Matalascañas.

Asunción Grávalos, subdelegada del Gobierno en Huelva.

Grávalos ha remarcado que ambas licitaciones superan los 2,2 millones de euros “y reafirman el compromiso del Gobierno con el desarrollo de una provincia donde el agua es fuente de empleo y riqueza”. “Tanto el Canal de Trigueros como la ampliación y mejora de la EDAR de Matalascañas –ha añadido– conllevan un impulso a dos sectores fundamentales de la economía onubense como son la agricultura y el turismo, además de incidir en la preservación medioambiental de Huelva”.

A través de la sociedad estatal Acuaes, el MAPAMA ha licitado por 1.937.297 euros la redacción del proyecto del Canal de Trigueros, una infraestructura de transporte que permitirá aprovechar las aguas reguladas del río Odiel para la puesta en riego de más de 20.000 hectáreas de las comarcas del Andévalo, Campiña y Condado.

“El Canal de Trigueros se convertirá en una gran autopista por donde llevar el agua hasta nuevas zonas de regadíos procedente de la futura presa de Alcolea y generar empleo y riqueza”, ha señalado la subdelegada, quien ha asegurado que “se están dando los pasos necesarios para que la presa pueda finalizarse en el menor plazo posible”.

Respecto a la EDAR de Matalascañas, declarada de interés del Estado, el MAPAMA ha licitado por 300.885 euros la redacción del anteproyecto de ampliación y mejora, con el objetivo de adecuar estas instalaciones, construidas en los años 90, a las necesidades actuales de saneamiento en el entorno del Parque Nacional de Doñana.

Este proyecto se enmarca en el Plan de Medidas para el Crecimiento, la Competitividad y la Eficiencia (Plan CRECE) que está ejecutando el MAPAMA para mejorar la calidad de las aguas que llegan a los ríos. Este programa, financiado con fondos europeos, prevé unas inversiones en materia de depuración de 1.100 millones de euros dirigidas a la depuración adecuada de las aguas residuales.

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail