agrodiariohuelva.es|lunes, noviembre 20, 2017
banner

Los agricultores del Condado de Huelva afirman que las pérdidas de verdeo se acercan al 60 o 70% 

Varias personas recolectan manzanilla de mesa en el Condado.Una mjer con un cesto, típico de la recolecta a mano.Para llegar a las ramas altas se usan escaleras.Un jornalero recolecta a mano aceituna de mesa.Tan sólo se cogen las olivas que están en perfecto estado.En el árbol se aprecia la diferencia entre las olivas que no sirven para mesa y las que sí.

La ausencia de lluvias de los últimos meses y las altas temperaturas han sido un cóctel catastrófico para los agricultores que se dedican a la aceituna de verdeo en la comarca del Condado de Huelva. Algunos elevan las pérdidas al 60 o 70% de la producción, en comparación con lo que suele ser habitual en esta comarca de la provincia de Huelva. No cabe duda de que la situación ha cambiado en los últimos días con las lluvias caídas y aliviará la situación, aunque el daño ya está hecho.

Tan sólo hace una semana el presidente de la Cooperativa Almazara San Isidro de Bollullos par del Condado, Francisco Espina, aseguraba a agrodiariohuelva.es que confiaban en que empezara a llover pronto para que la oliva de verdeo pudiera recuperar algo de peso y presencia y con ello repetir la producción del año pasado de casi medio millón de kilos de aceituna. Pero parece que la climatología se niega a dar un respiro a los agricultores.

Los socios de la Cooperativa de Chucena aseguran que si hace unos meses ya veían venir que la producción iba en declive ahora están más pesimistas. “Hace un par de meses veíamos las olivas arrugadas pero teníamos la esperanza de que lloviera algo para remediar la situación. Pero ahora nos encontramos con que de cinco olivos no podremos coger más de dos y si llega”, afirman los recolectores en el campo.

Las labores en el campos se centran ahora en la variedad manzanilla, las más abundante en la provincia de Huelva. Los agricultores no están dispuestos a esperar más para la recolección porque “ya no se ganará nada, es el momento de coger la aceituna de mesa y no se puede esperar más porque de ir, irá a peor”, vaticinan.

Lo cierto es que en el campo se ven muchas olivas negras y arrugadas, aspecto que las inutiliza para la aceituna de mesa. La esperanza de los agricultores olivareros onubenses está en que los precios se eleven y compensen algo las pérdidas de producción y, sobre todo, “porque, parece, que hay otras zonas que están peor que Huelva. Creo que la producción será escasa”.

De llegar las lluvias, podrán aliviar algo la situación de la aceituna de aceite que se recolecta después que la de mesa, de hecho parece que los molinos de Huelva retrasarán este año su puesta en marcha y no entrarán en funcionamiento hasta principios de noviembre en espera de que, durante este tiempo, la climatología cambie y empiece a llover.

Esta estimación ya la avanzó la organización agrícola Asaja durante una de las jornadas técnicas que se celebraron a principios de septiembre en Sevilla, aunque en este tiempo parece que las perspectivas son, ahora, más pesimistas.

 

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail