agrodiariohuelva.es|lunes, diciembre 18, 2017
banner

Green Valley Berries amplía su oferta varietal de frambuesas en Huelva tras incorporarse a la comercializadora Efloba 

La frambuesa Enrosadira se ha incorporado a las plantaciones de Green Valley Berries.

Hasta ahora, Green Valley Berries (GVB) ha centrado todos sus esfuerzos en la frambuesa Kwanza. Prácticamente el 90% de las 15 hectáreas que tienen en producción en la actualidad se dedican al cultivo de esta variedad; sin duda, el buque insignia de esta joven empresa hortofrutícola de Huelva nacida en 2012. Y ésta será la línea de actuación que mantendrá durante los próximos años al estar integrada en la distribuidora murciana Terra Agrícola, que es la filial española del potente grupo inglés Rodanto.

Sin embargo, las nuevas necesidades productivas y comercializadoras que se están generando en la finca agrícola de GVB, situada en el término de Villablanca, están propiciando un proceso de diversificación que ha posibilitado que otras variedades de frambuesas, como Glen Lyon, de Eurosemillas, y Enrosadira, de Vivai Molari, completen ese 10% restante de la superficie total cultivada bajo los macrotúneles de plásticos.

La variedad Kwanza es la que predomina en la finca de GVB.

El gerente de Green Valley Berries, Francisco González, ha precisado, en declaraciones realizadas a agrodiariohuelva.es, que “hemos optado por Glen Lyon por ser una variedad de invierno y por Enrosadira porque es una variedad muy precoz. Con ambas podemos cubrir los periodos de menor producción que tenemos con Kwanza, lo que nos permite tener operativos a los mismos trabajadores durante más tiempo, ayudando a consolidar nuestro equipo”.

Hay que destacar que el crecimiento paulatino que se está registrando en la joven empresa de frutos rojos de Huelva está siendo respaldado y avalado con las dos certificaciones de calidad que renuevan cada campaña, como son Global GAP, el cual han incrementado con el modulo GRASP la campaña pasada y BRC Food. Esta campaña cuenta además con una nueva certificación, Zerya. Este certificado es garantía de disponibilidad de producto sin residuo, cultivado con conciencia medioambiental sobre el control del uso de los recursos agricolas.

Otro de los motivos por los que los responsables de Green Valley Berries han decidido abrir el abanico varietal de frambuesas en la explotación agrícola ha sido su reciente incorporación a Efloba, una nueva comercializadora de frutos rojos que se constituyó en Huelva en 2016 y que además de GVB, está integrada por las empresas: Baldifresa, Floporan, Frescapricho y Erilla Fruit.

Francisco González ha comentado al respecto que “nosotros hemos entrado en el grupo como especialistas que somos en frambuesas, aportando nuestra experiencia”.  Además, integrarnos en Efloba supone una oportunidad “para ser más grande, porque nosotros aspiramos a tener fresas, arándanos y moras en nuestras plantaciones a corto y medio plazo, y ahora podemos aprovechar esta unión para empezar desde una base  ya consolidada”, según ha añadido Francisco González.

La finca ‘Colombo’ de Green Valley Berries tiene una extensión aproximada de unas 40 hectáreas. El objetivo, según el gerente de GVB, “es ir aumentando la capacidad productiva de la finca un 10% cada año. Durante la campaña 2017/2018, la zona cultivada ha crecido unas 4 hectáreas más y la previsión es que en un periodo de unos cinco años esté consolidada la totalidad de la superficie”.

Green Valley Berries, que tiene una producción anual de frambuesas que ronda las 250 toneladas, también cuenta con un vivero propio donde producen plantas de Kwanza.

Por último, hay que señalar que GVB también posee un campo de experimentación donde se desarrolla el I+D de la empresa y donde se realizan ensayos de nuevas variedades de fresa, frambuesa y mora. González ha recalcado que “los datos que obtenemos en estas pruebas nos permiten decidir sobre nuevas apuestas para el futuro”.

 

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail