agrodiariohuelva.es|jueves, enero 18, 2018
banner

Cuna de Platero dará continuidad al proyecto piloto de producir fresas en Ávila durante el verano incorporando variedades autóctonas de Huelva 

La nueva finca fresera de Cuna de Platero en Ávila tiene una superficie de 5,5 hectáreas.

Hasta finales de este mes de noviembre, Cuna de Platero contará por primera vez con dos zonas productoras de fresas que están separadas entre sí por cerca de 600 kilómetros, como son Ávila y Huelva. La principal diferencia entre una y otra es que en la primera la campaña está a punto de finalizar, tras haberse iniciado el pasado mes de junio, y que en la segunda, la recogida de los primeros frutos rojos, que ya se ha iniciado, se prolongará hasta la primavera de 2018.

Las fresas de Ávila que se han comercializado durante esta primera campaña piloto.

Y esta misma situación productiva y comercializadora se volverá a repetir durante el próximo año, tras los resultados positivos que se han obtenidos durante los seis meses que se han prolongado la experiencia piloto que se ha desarrollado en una finca de 5,5 hectáreas situada junto a los viveros que Cuna de Platero tiene en la localidad abulense de Cabezas de Alambre.

El director general de Cuna de Platero, Juan Báñez, ha confirmado a agrodiariohuelva.es que esta prueba se convertirá en estable porque, en primer lugar, “hemos podido comprobar que a nivel agronómico somos capaces de producir fresas en Ávila y, después, porque la producción que hemos conseguido, en torno a los 210.000 kilos, ha sido correcta”.

Además, añade Báñez, “al darle continuidad a esta iniciativa cumplimos con el objetivo que está incluido en nuestro proyecto ‘Your Global Berry Partner’, que consiste en poder servir fresas a nuestros clientes durante todo el año, como ya lo hacemos con la frambuesa Adelita”.

El director general de Cuna de Platero, Juan Báñez, visitando la parcela de Cabezas de Alambre.

La gran novedad de cara al próximo año es que en los caballones de Ávila se utilizarán plantas autóctonas de Huelva. “Este año hemos trabajado con distintas variedades de día neutro procedentes de América y de Francia, así como con la conocida San Andreas. Pero, durante estos meses hemos probado en una parcela de ensayo que tenemos allí otras  variedades de día neutro dentro de nuestro programa de I+D+i  con el fin de dar con las mejores variedades para Ávila igual que ya hacemos en Huelva”, según ha confirmado el director general de Cuna de Platero.

Báñez, que ha recalcado que la producción de Ávila “siempre será pequeña”, ha indicado que la comercialización de las fresas recolectadas en Cabezas de Alambre se ha realizado casi por completo por España. “Solo hemos vendido algo fuera en agosto porque es realmente muy difícil darle salida a las fresas durante ese mes; además de tener que competir con otras frutas que se consumen mucho durante la época veraniega hay que tener en cuenta que la actividad en los mercados se reduce mucho”, ha apostillado.

Nueva campaña de frutos rojos

Por lo que respecta a la nueva campaña de frutos rojos que Cuna de Platero ya ha iniciado, hay que destacar que las hectáreas plantadas se mantienen prácticamente igual que la temporada anterior, donde se contabilizaron unas 900.

Por ello, la previsión es que la producción total de fresas en 2018 se sitúe en torno a las 45.000 toneladas. La superficie fresera que los socios de Cuna de Platero gestionan esta campaña ronda las 600 hectáreas.

Sí se aumentarán los volúmenes de frambuesas y arándanos, alcanzando las 2.000 toneladas y las 3.000 toneladas, respectivamente. En el primer caso, porque se han incrementado ligeramente las hectáreas (130 hectáreas), mientras que en el segundo el aumento se registrará al coincidir la entrada en producción de árboles nuevos con el propio crecimiento vegetativo de las plantaciones actuales que se extienden por unas 200 hectáreas.

Sobre las moras, Juan Báñez ha reconocido que continúa siendo “la asignatura pendiente”, ya que “tenemos que encontrar una variedad que produzca bien, que se adapte a nuestro terreno, que sea dulce y que viaje bien”. Por lo tanto, la producción anual, en las 10 hectáreas que cuentan, continuará alrededor de las 100 toneladas.

 

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail