agrodiariohuelva.es|jueves, enero 18, 2018
banner

El conflicto de la aceituna en EE UU desata en Andalucía una oleada de críticas contra la administración Trump 

olivar ecológico

En el marco de la investigación anti-subvenciones contra la aceituna negra de mesa española, el Departamento de Comercio de Estados Unidos ha adoptado la decisión provisional de considerar que las ayudas recibidas por los productores bajo la Política Agraria Comunitaria (PAC) constituyen subvenciones sujetas a medidas compensatorias  que perjudican a sus competidores estadounidenses. Así, ha impuesto un derecho arancelario compensatorio provisional del 4,47%.

Las ayudas de la PAC recibidas por los productores españoles cumplen estrictamente con la normativa de la Unión Europea (UE) y de la Organización Mundial de Comercio (OMC). En este sentido, las ayudas de la PAC a los productores españoles no están específicamente dirigidas a la industria de la aceituna, sino a todo el sector agrícola europeo. Concretamente, las ayudas de la PAC a productores de aceituna españoles son igualmente otorgadas a cualquier agricultor o proyecto de desarrollo rural dentro de la UE. Y como tales, no pueden ser objeto de medidas compensatorias.

Antonio de Mora, secretario general de ASEMESA ha señalado que “más allá de nuestro desacuerdo, nuestra preocupación pasa también por la falta de proporcionalidad de que está adoleciendo la investigación del Departamento de Comercio. La carga impuesta por el Departamento de Comercio a las empresas seleccionadas en la investigación y sus proveedores de aceituna en los últimos meses está excediendo el límite de lo razonable. Este proceso amenaza con poner en cuestión de forma injusta y arbitraria la totalidad de los programas europeos de apoyo a la agricultura, afectando gravemente a todos los beneficiarios de subvenciones de la PAC, desde los agricultores de trigo en Francia hasta los productores de leche polacos”.

Estas medidas nos hacen menos competitivos frente a otros países productores como Egipto, Marruecos y Turquía, que no se verán afectados por estas medidas y podrán ganar posiciones en el mercado.

Las empresas seleccionadas para la investigación han estado dedicadas, durante los últimos cuatro meses, a recopilar ingentes cantidades de información y a proporcionar respuestas a extensos cuestionarios, muchas veces arbitrarios, en plazos irrazonablemente breves.

A pesar de las dificultades, estas mismas empresas han cooperado en todo momento y han reaccionado a los requerimientos del Departamento de Comercio con diligencia, si bien temen que la investigación no se esté desarrollando de manera justa sino que esté más bien condicionada por la ola de proteccionismo en EEUU.

Esta medida preliminar entrará en vigor cuando se publique en el boletín oficial de EEUU, en una semana aproximadamente.

UPA reclama una respuesta contundente

La última medida del Gobierno de Donald Trump para beneficiar a sus empresas en detrimento del comercio internacional ha caído como un jarro de agua fría entre los agricultores españoles. Estados Unidos ha impuesto un arancel a la aceituna española, al considerar que este producto se importa por debajo de su precio de mercado por las ayudas que recibe de la Política Agraria Común europea. El arancel oscila entre el 2,31% y el 7,24% de cada operación.

“Las medidas son absolutamente injustas”, han asegurado desde UPA, “y perjudican a un sector muy importante para la economía de muchas regiones”. En 2016, España exportó a EE.UU. aceitunas por valor de 70,9 millones de dólares (60,6 millones de euros). Además, los agricultores temen que estas sean sólo las “primeras víctimas” de la escalada de falso proteccionismo de Donald Trump, que estaría probando la eficacia de este tipo de medidas para extenderla a otros sectores.

Este nuevo arancel va contra las reglas generales de la Organización Mundial del Comercio y muestra, a juicio de UPA, la incongruencia de la Unión Europea, que habitualmente se muestra favorable a realizar concesiones a las importaciones de terceros países. Mientras tanto, lamentan, “los productores españoles vemos cómo nos imponen trabas sin ningún tipo de criterio”, que solo pretenden favorecer a determinadas empresas americanas, en este caso a las californianas Bell-Carter Foods y Musco Family Olive.

“No nos extrañaría”, explican desde UPA, que esas mismas empresas americanas vengan ahora a nuestro país a comprar aceituna “a precios ridículos”, como consecuencia de las limitaciones que puedan tener las empresas españolas.

UPA ha exigido a la Unión Europea una respuesta inmediata y contundente, instando al Gobierno americano a retirar el arancel. Además de revisar la entrada de todos los productos que se importan a la UE con origen EE.UU.

La medida impuesta por Trump es un ataque directo a la propia Política Agraria Común, que ha sido avalada por la OMC y que tiene además su política homóloga con la Farm Bill estadounidense, dotada con 488.631 millones de dólares para el periodo 2014-2018.

Asaja

Tras el anuncio que ha hecho público hoy el Departamento de Comercio de EE.UU. confirmando la imposición de un arancel preliminar especial para la aceituna negra española la organización agraria ASAJA-Sevilla insta al Gobierno de España y a la Comisión Europea a denunciar la imposición de este gravamen adicional ante la Organización Mundial de Comercio (OMC).

A juicio de ASAJA-Sevilla la imposición de este arancel extraordinario es arbitraria y burla todas las normas del comercio internacional, puesto que la aceituna de mesa española está sujeta a los mismos parámetros que el resto de aceitunas de la Unión Europea y no cuenta con una ayuda específica al producto, ni al precio, ni a la exportación, por lo que el procedimiento antidumping y antisubvención iniciado en EE.UU. carece de base.

Así se lo ha trasladado ASAJA-Sevilla al Gobierno de España y a la Comisaria de Comercio de la Unión Europea, Cecilia Malmström, con quien esta organización mantuvo un encuentro el pasado octubre en  el que le instó a defender con mayor contundencia la aceituna negra española y el resto de producciones agrarias europeas amenazadas por el giro proteccionista que ha dado la política comercial de EE.UU, un giro que puede volverse en su contra como un “boomerang”.

El presidente de ASAJA-Sevilla, Ricardo Serra, considera que “es el momento de pasar a la acción y, tras varios meses en los que el sector y en particular las empresas denunciadas han estado colaborando con las autoridades de EE.UU. aportando documentación y argumentos, en un proceso tremendamente complejo y excesivamente caro, es el momento de pasar al ataque y denunciar la imposición de este arancel ante la OMC.”

Si finalmente este arancel provisional acaba convirtiéndose en definitivo “tal vez sea también el momento de revisar los acuerdos comerciales preferenciales que la Unión Europea mantiene con EE.UU. y que permiten la importación de producciones agroalimentarias estadounidenses libres de arancel o a un arancel reducido,” tal como ocurren con el maíz, producto que tiene asignado un contingente de 2 millones de toneladas.

La industria española de la aceituna de mesa exporta anualmente 32 millones de kilos de aceituna negra a EE.UU, país que recibe el 36% de toda la aceituna exportada por España, por lo que constituye el principal mercado receptor de la aceituna de mesa española, que lleva más de 100 años surtiendo las cocinas y las mesas de los estadounidenses. EE.UU. es uno de los mercados de atención preferente para la aceituna española, de hecho, el pasado mes de mayo la Organización Interprofesional de la Aceituna de Mesa (Interaceituna), presidida por Ricardo Serra, puso en marcha una campaña de promoción dotada con ocho  millones de euros para promocionar la aceituna en EE.UU. y seguir incrementando las ventas en ese país.

Sin embargo, desde el pasado mes de junio, la retórica proteccionista de EE.UU. amenaza esta evolución. Tras la denuncia de dos empresas de California, las autoridades de EE.UU. abrieron este procedimiento antidumping y antisubvención a la aceituna negra procedente de España, un procedimiento tan complejo como injustificado que indirectamente pone en cuestión toda la Política Agraria Común de la Unión Europea.

España, con más del 20% de toda la producción mundial, es el primer productor y el primer exportador de aceituna de mesa, y tiene aún mucho margen de crecimiento en EE.UU. por lo que desde ASAJA-Sevilla instamos al Gobierno de España y a la Comisión Europea a amparar y defender a este sector fundamental para el desarrollo y la economía de muchas comarcas rurales del sur de España.

 

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail