agrodiariohuelva.es|martes, enero 16, 2018
banner

La sequía provoca una desastrosa campaña de recogida de castañas en la Sierra de Huelva 

Desastrosa. Este es el término más utilizado por el sector de la castaña de Huelva para calificar la campaña de recolección de este fruto que ya ha terminado en la Sierra onubense. Y no es para menos, ya que en algunas zonas se ha recogido hasta un 70% menos que el año pasado.

El empresario Luis Márquez, que comercializa este producto con la marca ‘La Castañita Plus’, reconoce que la falta de precipitaciones ha provocado que del millón de kilos de castañas que se ha recolectado en las últimas campañas “no hayamos quedado este año en unos 300.000 kilos”.

Las escasas lluvias registradas ha provocado que el fruto de los castaños haya tenido un tamaño muy reducido esta campaña.

Para Márquez, “esta campaña es la peor que yo conozco de los últimos 40 años”, porque se da la circunstancia además que la mayoría de la castaña recolectada “no se ha podido comercializar porque se encontraba deshidratada, completamente secas, y además llenas de gusanos”.

Luis Márquez está al frente de MG Exportadora de Castañas Ecológicas S.L., una empresa de Galaroza que se dedica desde hace tres años a la exportación de castañas ecológicas a los principales países europeos y que está intentando también introducir el producto, que cuenta con la certificación Global GAP, en los Estados Unidos, Canadá y Sudamérica.

El presidente de la Cooperativa Castañera Serrana de Galaroza, Arturo Martínez, ratifica los pésimos resultados de una campaña que se inició a finales de octubre con las variedades tempranas y concluyó a principios de diciembre con las tardías. “Es la peor que he conocido. Ruinosa. Si el año pasado recogimos unos 150.000 kilos, en esta ocasión no hemos llegado a los 40.000”.

Junto al escaso volumen recolectado, Martínez añade que casi el 25% de la cosecha ha presentado una calidad “ínfima y nefasta”. La ausencia de precipitaciones “ha provocado que la castaña no haya cogido cuerpo, y al no crecer por la falta de agua se ha quedado seca, como si fuera una pilonga, antes de caer al suelo. Además, muchas castañas estaban picadas”. Estas circunstancias, admite el presidente de la cooperativa de Galaroza, “nos ha impedido defender unos precios de venta aceptables”.

La castaña sin agua no es viable, apostilla Arturo Martínez, y la pluviometría que necesita el castaño para desarrollar un fruto en perfectas condiciones oscila entre los 600 y los 800 l/m2 durante el año. Hasta otoño, la media contabilizada en la Sierra de Aracena y Picos de Aroche rondaba entre los 200 y los 250 l/m2. La problemática puede ser aún mayor si el periodo de sequía se prolonga durante más meses, ya que “los castaños no podrán recuperarse del estrés hídrico que están padeciendo”.

La mayoría de las castañas recogidas por los apañadores presentaban picaduras.

El presidente de la Sociedad Cooperativa Castañera ‘La Esperanza’ de Los Marines, Francisco Javier González, también achaca los pésimos resultados de la campaña de 2017 a “las altas temperaturas que hemos tenido durante todo el año y a la ausencia de precipitaciones”.

Para González, esta cosecha ha sido “una de las peores” que conoce, porque el fruto que se ha recogido ha tenido un tamaño pequeño, y la gran mayoría ha estado seco y picado, lo que ha provocado que los precios que se han pagado hayan sido inferiores a los de anteriores campañas: al oscilar, como topes máximos, entre 1,20 y 1,30 euros por kilo cosechado.

La provincia de Huelva cuenta con unas 5.100 hectáreas de castaños, de las que sólo 3.500 se encuentran en producción. Los municipios con mayores castañares son: Galaroza (733 hectáreas), Castaño del Robledo (700), Fuenteheridos (600) y Los Marines (400), aunque también se localizan en Aracena, Cortegana y La Nava.

El 80% de los castaños de la Sierra onubense son centenarios y prácticamente el 75% de la producción de castaña está certificada como ecológica. Las variedades que predominan son las tempranas: Pelona del Barranco de los Nogales y San Migueleña; y tardías: Helechal, Comisaria, Ancha de Alájar y Diego Vázquez.

 

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail