agrodiariohuelva.es|jueves, enero 18, 2018
banner

Un productor de frutos rojos de Moguer abre el primer puesto dedicado a las berries en el Mercado del Carmen de Huelva 

Antonio Márquez, junto al puesto que ha abierto en el Mercado del Carmen de Huelva.

El Mercado del Carmen de Huelva cuenta desde el pasado mes de diciembre, y por primera vez en su historia, con un puesto que está dedicado, por completo, a la venta de berries. La iniciativa empresarial la ha puesto en marcha Antonio Márquez, un joven empresario agrícola de Moguer que gestiona, junto con su hermano Manuel, la empresa Fresh Berries, que comercializa con la marca ‘Red Forest’ los frutos rojos que cultivan en más de 80 hectáreas repartidas entre la provincia onubense y Marruecos. agrodiariohuelva.es se ha puesto en contacto con él para conocer sus inquietudes.

-¿Por qué un productor de frutos rojos se ha decidido por apostar por un proyecto de estas características?

-Porque siempre he estado bajo la batuta de los agentes comercializadores y como ya estoy cansado de trabajar para los demás, he decidido romper con esa tónica. A mí me come por dentro que nosotros, los productores, que hacemos todo el trabajo, que ponemos y buscamos la financiación, que sufrimos con las tempestades y con las sequías, e incluso cuando hace viento o nieva en Alemania, cuando ya tenemos las frutas recolectadas, vamos y se las damos a quien sea para que nos la venda. Además, lo gracioso de todo esto es que nosotros no podemos poner ni el precio ni dirigir nada, y eso me cabrea. Este último verano le dije a un amigo, que es mi asesor, que si podía vendería mi propia fruta. Por eso, el pasado 8 de diciembre abrí este puesto en el Mercado del Carmen, porque quiero realizar mis propias ventas.

-¿No le parece una apuesta arriesgada?

-Yo soy arriesgado, porque de lo contrario no hubiera ido a Marruecos a cultivar berries. El camino se hace andando y si el camino no se ha hecho nunca, entonces vas probando, y si te tropiezas te levantas; y a partir de ahí, a lo mejor, dentro de cinco años se puede analizar si la decisión adoptada ha sido un acierto o un fracaso.

-¿Qué es lo que pretende conseguir?

-Intentar cambiar la tendencia de consumo de berries en Huelva, porque está constatado que en esta provincia no hay. La mayoría de los ciudadanos no conocen la amplia gama de productos que tenemos en el puesto. Por ello, desde que lo abrimos, todos los sábados hacemos degustaciones para que se conozca y se pruebe la fruta que ofertamos. Lo que pretendo es crear ese hábito de consumo ofreciendo una fruta de calidad, porque lo que yo quiero es que el cliente se la lleve y que mañana vuelva a comprarla.

Esperanza Jiménez, la encargada de vender los frutos rojos de Fresh Berries en la plaza onubense.

-¿Cómo vas a gestionar la mercancía?

-Yo voy a meter fruta fresca cogida del campo y llevada al puesto dos veces a la semana. Cuando llega la fruta nueva, la que está desde hace dos días se baja un 30% y al otro día se reducirá hasta un 50%, porque lo que pretendo es ofrecer al cliente algo que le interese comprarlo porque el precio sea bueno y por la calidad también. Yo nunca ofreceré un producto de mediana calidad a un precio caro. La fruta de mediana calidad tendrá un coste y la de una calidad superior tendrá un precio asequible. Esa será la tendencia.

-¿Qué variedades de frutos rojos vas a comercializar?

-En fresas, las variedades que cultivamos son Primoris y Festival; en arándanos, la Star; en frambuesas, Kwanza, y en mora, la Natchez. También, a modo experimental, hemos comenzado a vender otras frutas un tanto exóticas como la Physalis, Pitayas roja, grosellas o el arándano rojo, que las importo desde los países productores de América del Sur hasta que aquí se comience a producir.

-¿Qué es Fresh Berries?

-Una pequeña empresa productora de Moguer que abarcamos todo el abanico de las berries. Tenemos unas 50 hectáreas entre Larache y Kenitra, en Marruecos, y sobre unas 30 en la provincia de Huelva. Aunque hemos llegado a cultivar unos 8,5 millones de plantas de fresas, en la actualidad contabilizamos unas 800.000. También contamos con 10 hectáreas de arándanos; 4 de frambuesas y 1 de moras. Durante la campaña anterior llegamos a tener en Marruecos 1.180 trabajadores y aquí unas 250 personas. La facturación que tuvimos el año pasado rondó los dos millones de euros.

-‘Red Forest’ es la marca que utilizas para comercializar tus producciones…

-Sí, la registramos el pasado verano y, por tanto, ésta será la primera campaña en la que usaremos ese distintivo para diferenciar en el mercado nuestras berries. Esperamos que tenga aceptación. Hasta ahora, los clientes de Holanda e Inglaterra están encantados con la fruta que les estamos mandando. Ahora empezaremos a enviar a Alemania.

-Estamos hablando de fresas tempranas…

-Claro, nosotros estamos cogiendo fresas desde finales de noviembre. Poca fruta, pero cada kilo tiene su rentabilidad. El problema que tenemos es que nosotros tenemos que competir con los grandes productores de fresas, como las cooperativas, y cuando comienzan a soltar kilos, a partir de marzo, para nosotros ya es complicado comercializar más producto porque no podemos soportar los costes.

-Por último, ¿cómo ves el sector de las berries en Huelva?

-Que ya no es tan estacional como antes. Ahora, con la diversificación que se está produciendo en los frutos rojos se puede estar trabajando en los campos durante todo el año. Y esto le ha venido muy bien a los agricultores onubenses, porque antes nos teníamos que endeudar hasta los ojos para poder llevar una campaña de fresas porque necesitabas una financiación enorme. En estos momentos, al contar con distintas producciones en marcha (frambuesas, arándanos y moras), las puntas de necesidades de tesorería se van solapando con los ingresos que se obtienen con las ventas de las distintas mercancías, y esto te da juego. Al final expone más, pero las necesidades son menores. También a los proveedores les ha ido muy bien que haya tantas producciones, porque esas empresas que nos suministraban no cobraban hasta que no se comenzaban a cobrar las fresas. Como consecuencia de ello, el sector no para de crecer y el problema es que este negocio requiere de mucha mano de obra, y la verdad es que no sé qué va a pasar.

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail