agrodiariohuelva.es|martes, febrero 20, 2018
banner

Federico Crespo de Planasa afirma que la mejora vegetal es “imprescindible” por su enorme trascendencia 

Federico Crespo, director general para Europa de Planasa, ha explicado que la mejora vegetal de plantas –también denominada obtención vegetal– “es una actividad imprescindible y con una enorme trascendencia económica, altamente tecnológica y basada en la investigación y desarrollo de nuevas variedades vegetales”. La empresa Plantas de Navarra SA, Planasa, es socio de la Asociación Nacional de Obtentores Vegetales (Anove) y Crespo forma parte de su ejecutiva. El campo experimental de Planasa en Cartaya, Huelva, ha acogido hoy un encuentro organizado por Anove al que ha asistido el consejero de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía, Rodrigo Sánchez de Haro, para subrayar la importancia de proteger la propiedad intelectual de los obtentores que dedican años para desarrollar nuevas variedades vegetales.

Crespo ha insistido en que “gracias a este trabajo de investigación se puede dar respuesta a la demanda de los consumidores respetando al mismo tiempo la sostenibilidad económica, medioambiental y social de toda cadena alimentaria”. Por ejemplo, gracias a la obtención se están logrando  variedades de mayor sabor y durabilidad, lo que permite tener frutos rojos en el mercado durante 9 meses al año.

Plantas de Navarra, SA (Planasa) puso en marcha un centro de I+D en Cartaya en 1986 para contrarrestar la dependencia absoluta que tanto los viveros como el propio sector fresero de Huelva tenían del producto varietal que generaba la Universidad de California. Tres años después, el programa de mejora genética dio lugar a la primera variedad cien por cien española, denominada Tudla, que se desarrolló comercialmente entre 1991 y 1997 y supuso la venta de más de 300 millones de plantas.

En estos momentos, el campo experimental de Planasa en Cartaya trabaja sobre miles de variedades diferentes de las que serán seleccionadas, apenas, unas pocas que serán las que finalmente salgan al mercado. Cuentan con nuevas variedades de los cuatro frutos rojos que se producen mayoritariamente en la provincia de Huelva como son fresa, frambuesa, mora y arándano. Fruto de este trabajo de nuevas variedades ha sido, por ejemplo, la frambuesa Adelita, que se cultiva en invierno, y que ha tenido muy buena aceptación en los mercados. Adelita es una variedad club.

Entre las novedades que Planasa está experimentando en Cartaya destaca un grupo de variedades de fresa que entrarán a corto plazo en el mercado y que se caracterizan por su buen sabor y precocidad.

 

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail